Licencia de Creative Commons
La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal
by Jesús del Pino Marín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional License

ESTA WEB ha sido sido intervenida por HACKERS que con malicia han conseguido evitar que se pudiese
comprobar el gran exito de este pequeño apostolado seglar, que se podía apreciar en los perfiles de FACEBOOK,
evitando a su vez poder compartir por controles sociales este espacio de cultura y pontificación.

+ INFO +

   
Nº Asiento Registral 16/2013/8695
 
 
 
 

El Lábaro de los Últimos Tiempos
 


Una invitación al ejercicio profético
 

Charlas y Conferencias
 

Entrevistas
 

Nuestra labor misionera
 

Tu oración y lo que puedas aportar
 

Referencias (colaboradores)
 

Acerca de esta pobre pluma, que tiene la gracia inmerecida de poder escribir aquí
 


S.O.S Hermano Protestante
Llamada a todos los Hermanos lejanos

 


Carta de presentación a las diócesis

 

PUREZA Y CASTIDAD

La ventana al conocimiento
 

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

 

Juntos en el Nombre de Jesús

 


Familia de los Sencillos

«Creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor hasta el menor de ellos» (Jon. 3,5).

 


Exhortación a la Unidad

Por el Triunfo del Inmaculado
Corazón de María

 

De nuevo otro David contra otro Goliath

Autoridades del orden que abusan de sus
poderes y subestiman nuestra dignidad

 

 

Presentación




Por las limitaciones de la comunicación, me veo incapaz de encontrar el piropo que merece nuestra Madre del Cielo, bajo la advocación del Rocío, por ser este el lugar donde nuestro Señor ha querido darnos la luz, para que podamos conocer el presente Misterio de la Ciencia de la Santa Cruz. Aprovecho la ocasión para manifestar de igual manera mi gratitud, acogiéndola ahora con gozo como Patrona, junto con San Francisco de Javier, en nuestra reciente misión de pontificar culturas y las diferentes ramas del saber, empezando en primer lugar por nosotros mismos y la propia familia.

 

 
 

 

AUDIO DENUNCIAS PROFÉTICAS A PIE DE CALLE

Sección exclusiva y novedosa

 

 

«Llámame y te responderé; te mostraré cosas grandes y secretas que tú ignoras» (Jer 33: 3).

 

 

¿Qué es la Web homenaje a la Santa Cruz?

 

Tanto la «ciencia de los números», como la geometría, llevan al alma al conocimiento puro y la conducen a la contemplación del ser. Ambas tienen por objeto el conocimiento de la verdad y hacia ella «atraen el alma», formando así el espíritu filosófico. Las ciencias matemáticas, al contrario que las cosas de este mundo, obligan a dirigir las miradas a lo alto, liberan y reaniman «un órgano del alma extinguido y embotado por las ocupaciones de esta vida», que es el único que posibilita percibir y acceder a la verdad (Platón).

Partiendo de esta potente cita de Platón, tengo el gusto de compartir este misterio matemático sin precedentes, que no goza de excelencia por su autor, ni por los medios que he tenido al alcance, sino por su gran sencillez. Nuestro Señor Jesucristo daba mucha importancia a la sencillez (Mt 10, 16), porque por medio de esta virtud, fluye la Sabiduría de Dios. Este estudio nos brinda de una manera singular, la oportunidad de poder comprender la transcendencia y la cercanía de la sencillez en un solo conjunto.  Podremos descubrir la verdad de la Santa Cruz como axioma y teniendo en cuenta esta reciprocidad, podemos decir a su vez que nuestro Signo, nos va ayudar a comprender mejor la dignidad más excelsa de las matemáticas. Esta armonía entre lo místico y lo racional la podremos llegar a entender en el conjunto de este estudio como una simbiosis.

Este estudio de investigación que tuvo comienzo en el año 2008, pone de manifiesto por medio de una aritmética básica, que el Signo que representa a la cristiandad, es también un Modelo Matemático Universal. Por esta razón, se explica la gran amplitud interdisciplinar de este estudio matemático. Esta amplitud tiene comienzo en la estructura de nuestro calendario, en las órbitas elípticas de los cuerpos celestes, en el espectro electromagnético visible, en la composición de las notas musicales, en la estructura de la tabla periódica de los elementos, en el ritmo vital de nuestro corazón, en el código genético humano, en la actividad eléctrica de nuestro cerebro, en los seísmos, en las variables de temperatura del clima, en los tornados y tormentas tropicales, en el azar, etc.

Del Misterio de la Santa Cruz se han hecho estudios profundos y extensos desde la óptica teológica, pero desde el punto de vista científico, aún no sabemos nada. Por tanto, este estudio de investigación presenta un trabajo que la teología esta en mora de abordar. Desde mi perspectiva personal, esta labor misionera que tuvo comienzo en el año 2008, manifiesta uno de los misterios más grandes y hermosos de la creación. Hasta la fecha, no hemos sido conscientes que la Santa Cruz pudiese estar impresa de forma indeleble en caracteres matemáticos, como viene a ser, por ejemplo, en un teclado o display numérico. Esto quiere decir que el primer impacto de este misterio dentro de la ciencia, lo encontramos prácticamente en toda la tecnología, es decir, en nuestros terminales telefónicos, ordenadores, mandos de control remoto, calculadoras, básculas electrónicas, máquinas de control numérico y en general, en todo sistema de adquisición de datos.

Nos ayudará a tomar mejor perspectiva de este estudio, una cita en clave reflexiva de la recomendable obra póstuma del benedictino Odo Casel (1886-1948), «El Misterio de la Cruz» (Ed. Buenanueva). Acercarnos al Misterio de la Cruz «es lo más fácil y lo más difícil. Tan fácil que hasta un niño puede entenderlo y comprenderlo; tan difícil que aún el más sabio nunca lo aprende, a no ser que vuelva de nuevo a las causas primeras y se haga lo que fue el hombre en un principio: uno que calla, escucha y contempla». Por esta razón, muchos sabios y entendidos de nuestros tiempos, no sabrán reconocer o estar a la altura de la verdadera riqueza de este misterio, que va más allá de los límites de la teología, filosofía y de todo conocimiento que tenga la tentación racionalista de querer mensurar la Unidad. Con esto queremos decir que, teniendo el hombre la capacidad de poder alcanzar el conocimiento de la verdad, es decir, de comprender con certeza los misterios del Universo y de sí mismo, estos métodos deberán de estar preferentemente al alcance del conocimiento de un niño.

Debemos de ser conscientes de que muchos, como servidor, han actuado en su vida en muchas ocasiones siguiendo el ejemplo de Naaman, jefe del ejército de Siria, hombre respetado y de mucha reputación, valeroso, pero era enfermo de lepra. El orgullo de Namaan le impidió en un principio reconocer que su remedio estaba en seguir la sencillez del método que el profeta Eliseo le proponía; lavarse en el Jordán 7 veces (2 R 5:1-27). Entendemos de esta manera que, siempre habrá personas que en la sencillez encuentren una piedra de tropiezo, infravalorando o despreciando este tipo de métodos, que tienen poder para purificar o desmadejar el gran marasmo que podemos encontrar dentro la ciencia del hombre. Con este pasaje del Libro sagrado de los Reyes, queda de manifiesto que la verdad de nuestro origen no saldrá de una probeta de laboratorio, ni de un súper simulador para estudiar el comportamiento de los átomos, etc. La verdad  ha estado y está al alcance de todos, tanto para mentes privilegiadas, como para aquellas personas que podamos creer que no tienen esta capacidad.

            La ciencia que no acepta sus limitaciones, trata de destruir la verdad, cuando encuentra realidades que no puede comprender, pues la verdadera ciencia no es una oposición para la religión, sino más bien una herramienta para acercarnos más  a lo exacto y preciso, que es lo Real. En el fondo muchos sabemos que es más bien el propio hombre quien obstaculiza el camino del conocimiento. Por esta sencilla razón, podemos decir que cuando la ciencia es humilde, es religión en estado puro.

            En estos momentos tenemos la gracia de poder defender precisamente con las matemáticas la armonía existente entre la ciencia y la religión. En el suceso de este estudio, podremos comprobar que el Modelo Matemático Universal de la Santa Cruz, nos hará comprender sin dificultad que el orden se realza ante el caos, quedando completamente en evidencia lo que hasta ahora la mayoría de los hombres han concebido como azar o casualidad, que es la última frontera que separaba la ciencia y la mística, lo terreno y lo sublime. Una de las conclusiones más interesantes que podremos extraer de este estudio, es que el orden prevalece e incluso donde creemos que existe todo lo contrario. Los opositores de la religión que siempre se han puesto la medalla del raciocinio, cuando han encontrado esta frontera, han recurrido hasta este momento al comodín de lo casual o del disfraz evolutivo, que en esencia viene a ser lo mismo, cuando desde la fe podemos llegar a comprender todos los efectos de la Unidad, no como casualidades, sino como causalidades.

 

 


«Grandes son las obras del Señor, dignas de estudio para los que las aman» (Sal. 110,2).

 

Se tiene constancia de que Pitágoras fue el primero en acuñar las palabras Filosofía y Matemática, para describir sus actividades intelectuales, como elementos de elevación moral hacia la salvación. Al parecer, fue el primero en utilizar la palabra Cosmos, es decir, el concepto de Universo ordenado y armonioso (Gonzalez Urbaneja, 2007). El filósofo y matemático griego, decía que Dios hablaba con números y a ese lenguaje le puso el nombre de matemática sagrada o ciencia de los principios. Al símbolo de la cruz lo relacionó con el número cuatro, pues según él, representa simbólicamente el orden del mundo, las cuatro bases que forman el equilibrio de la creación.

En cierto grado podemos decir que estamos de acuerdo, en cuanto a la interpretación simbólica de este número, pudiendo interpretar  esto como un principio teórico, que trataremos en adelante de llevar a la praxis. Esta representación simple que podemos describir en una gráfica, como el cruce entre una línea vertical (Y) y horizontal (X), se conocen también como «ejes cartesianos» (X,Y). Esta sencilla configuración, nos va a ir mostrando por medio de los números naturales, que entre los diferentes valores existe una igualdad, simetría o semejanza.

Desde la antigüedad, las matemáticas han sido consideradas como la ciencia de los patrones. Muchos científicos desconocidos e incluso de prestigio como Newton (1642-1727), Maxwell (1831-1879), etc., fueron grandes estudiosos y defensores de una teoría que pudiese explicar el funcionamiento de todo el Universo. Albert Einstein también fue otro de los grandes que en sus últimos días pensaban en una unificación, buscando un código en el Universo, una pauta global que explicara el funcionamiento de todo.

Un patrón matemático o modelo matemático es uno de los tipos de modelos científicos, que emplea algún tipo de formulismo matemático para expresar relaciones, proposiciones sustantivas de hechos, variables, parámetros, entidades y relaciones entre variables y/o entidades u operaciones, para estudiar comportamientos de sistemas complejos ante situaciones difíciles de observar en la realidad. La rama de la matemática que se encarga de estudiar sistemáticamente las propiedades de los modelos, es la teoría de modelos.

Sobre la importancia de los números, debemos de tener en cuenta que el gran sabio san Isidoro de Sevilla (556-636), ya nos exhortaba que no debemos menospreciar en absoluto la ciencia de los números. «En muchos pasajes de las Sagradas Escrituras, se pone de relieve cuán profundo es el misterio que entrañan. No en vano en las alabanzas a Dios se dice: «Todo lo has creado con medida, número y peso » (Sab. 11,21).  Además, agregaba que aparecen también en las Sagradas Escrituras otros números, cuyo sentido no pueden desentrañar sino quienes conocen la ciencia de este arte. En cierto sentido, es evidente que nosotros vivimos bajo la disciplina de los números, ya que, gracias a ella, sabemos las horas, llevamos el cómputo del paso de los meses y conocemos cuándo retorna cada época del año. A merced del número, aprendemos a no ser engañados» (Sevilla, 1993) .

Cuando hacemos referencia a la esencia de las cosas, lo hacemos para saber lo más íntimo o escondido a nuestro conocimiento, ante aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas. En primera instancia, puede resultar de cierto impacto que, con tanta riqueza surgida desde la propia rama de la ciencia, hayamos podido pasar por alto algunos detalles sencillos, pero vitales, que podrían ayudarnos a comprender el origen del Universo. Desde este momento, podremos introducirnos en la intimidad de los primeros números naturales, que como sabemos, son los pilares de todas las matemáticas. El Modelo Matemático Universal de la Santa Cruz, nos ayudará también a comprender la naturaleza intrínseca de los números naturales, es decir, la «hermandad o unidad entre los números».

El filósofo Jaime Balmes (1810-1848) nos dice que, «el íntimo enlace de las ciencias matemáticas con las naturales es un hecho fuera de duda; ¿y quién sabe hasta qué punto se enlazan unas y otras con las ontológicas, psicológicas, teológicas y morales? » El presbítero prosigue diciéndonos : «Supongamos que el progreso de las ciencias naturales conduzca al descubrimiento de una ley simple, única, que presida al desarrollo de todas las demás, y cuya aplicación, variada según las circunstancias, sea suficiente para dar razón de todos los fenómenos que ahora se reducen a muchas y muy complicadas. Este sería sin duda un adelanto inmenso en las ciencias que tienen por objeto el mundo visible» (Balmes, 1848) . Por esta razón, podemos afirmar desde este momento, que nos encontramos ante la misma ley simple que describe Balmes, la misma que preside al desarrollo de las demás leyes. Esta cita del sacerdote y filósofo español, nos debe de hacer tomar conciencia de que este estudio, supone realmente un pequeño paso que nos puede ayudar a aproximarnos más a la Verdad.

 

En el contexto reciente de la teoría de cuerdas, Einstein buscaba una sola teoría que explicara el funcionamiento de todo el universo, siendo su intención la de tratar de unificar todas las leyes de la Naturaleza.

 

 

«Revelaré mi enseñanza con mesura y expondré la ciencia con exactitud» (Ecl. 16, 25).

 

Partimos de lo más básico y elemental, es decir, con las primeras operaciones simples: suma, resta, multiplicación y división. Cada uno de los números, serán ordenados tal cual en la matriz de referencia.  En lo sucesivo, esta matriz de referencia, que nos servirá exclusivamente como guía, la denominaremos «matriz maestra».

La esencia del método que seguiremos en este estudio, consiste en practicar una técnica de combinatoria simple, en la que se suman diferentes valores en un principio y fin de una recta, «Alfa y Omega» (A y Ω), siguiendo un patrón cruzado. Comprobaremos en lo sucesivo que operando de esta manera, iremos obteniendo resultados semejantes.

 En este primer apartado, encontraremos una peculiaridad  muy interesante en las tablas de multiplicar, que nos introduce más en el conocimiento de la mecánica de la Unidad. Podemos entender también esta propiedad como la naturaleza intrínseca de los números, que es en esencia la hermandad existente entre los diferentes términos o unidades. Este es un misterio que hasta ahora no hemos podido penetrar y, que de momento, solo podemos acceder por medio de este modelo matemático.

        

 

La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal

LA HUMILDE FIRMA DE DIOS

 

 
 

 

 

Operaciones simples:

 

La Santa Cruz en la suma

La Santa Cruz en la resta 

La Santa Cruz en la división

La Santa Cruz en la multiplicación

 

Precedentes:

 

La Santa Cruz y el número cero

La Santa Cruz y sus tres dimensiones

 

Cruces pares e impares :

 

          Doble cruz

          Triple cruz

 

Conversiones de unidades y decimales:

 

          Conversión de grados Celsius a grados Fahrenheit

         ..

Geometrías de la Santa Cruz:

 

          Geometrías de la Santa Cruz

          Área de un triangulo

          Área de un paralelogramo y un rombo

          Área de un trapecio

          Volumen de una pirámide

 

Cruces espejo

Multi cruces

La Santa Cruz en los juegos de azar

 

La Santa Cruz como modelo matemático universal:

 

Introducción

La Santa Cruz en el calendario

La Santa Cruz en las órbitas elípticas de los cuerpos celestes

La Santa Cruz y la radiación del Sol sobre la Tierra

La Santa Cruz en el espectro visible

La Santa Cruz en la composición de las notas musicales

La Santa Cruz en los elementos de la tabla periódica

La Santa Cruz en el ritmo vital del corazón

La Santa Cruz en el código genético humano

La Santa Cruz en la actividad eléctrica del cerebro

 

 

La supremacía del orden en los «sistemas periódicos no lineales»

 

Estudio del kernel del azar

 

La Santa Cruz como Filosofía Primera

 

Conclusión final

 

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

Impíos y justos en el juicio

 

Al rendir cuenta de sus pecados, comparecerán asustados | y sus delitos se levantarán contra ellos para acusarlos. Entonces el justo estará en pie con gran aplomo | delante de los que lo afligieron y despreciaron sus trabajos. Al verlo, se estremecerán de miedo, | estupefactos ante su inesperada salvación. Arrepentidos y gimiendo de angustia se dirán: «Este es aquel de quien antes nos reíamos | y a quien, nosotros insensatos, insultábamos. | Su vida nos parecía una locura | y su muerte, una ignominia.  ¿Cómo ahora es contado entre los hijos de Dios | y comparte la suerte de los santos? Sí, nosotros nos desviamos del camino de la verdad, | la luz de la justicia no nos alumbró | y el sol no salió para nosotros. Nos fatigamos por sendas de maldad y perdición, | atravesamos desiertos intransitables, | pero no reconocimos el camino del Señor. ¿De qué nos ha servido nuestro orgullo? | ¿Qué hemos sacado presumiendo de ricos?  Todo aquello pasó como una sombra, | como noticia que corre veloz, como nave que surca las aguas agitadas, | sin dejar rastro de su travesía, | ni estela de su quilla en las olas. O como pájaro que corta el aire | sin dejar rastro de su paso; | con un aleteo azota el aire ligero, | lo corta con agudo silbido, | se abre camino batiendo las alas | y al final no queda rastro de su paso. O como flecha disparada al blanco, | cuya herida en el aire se cierra al instante, | siendo imposible conocer su trayectoria. Igual nosotros: nacimos y nos eclipsamos | sin dejar ni una señal de virtud que poder mostrar, | nos consumimos en nuestra maldad». Sí, la esperanza del impío es brizna que arrebata el viento, | espuma ligera que arrastra el vendaval, | humo que el viento disipa, | recuerdo fugaz del huésped de un día. (Sab. 5, 1-14)

 

 

 

 

BOLETÍN PASIONISTA

 

 

STAUROS INTERNATIONAL ASSOCIATION

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

La Ciencia de Dios
Don del Espíritu Santo

 


¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt. 23, 24)

Muchos buscan vida en otros lugares, pero no
terminan de ser conscientes de que el Universo en
su debido grado, también viene a ser otro ser vivo

 


Ellos también buscaron un Patrón Único, una pauta en el Universo que pudiese llegar a explicarlo todo

 

El cífrado más antiguo y a su vez
más novedoso de la creación
 

La Santa Cruz en el arco iris
 

El caos no es un caos, es un orden que hasta ahora no comprendíamos
 

El azar existe, pero no es la solución a todo, como erróneamente se cree.
 


Dimensión pedagógica y escatológica de este Misterio
en la creación de Dios

 

El hombre gris y el misterio
de la Cruz Orlada

Llega ya el día y la hora en el que el «monstruo» materia estallará con sus armas y se derrumbará ante la exacta verdad. ¡Cristo! - Ante su Santa «Cruz Orlada» y ante el bendecido amor. –Llega la hora del Sol!-

 


Nueva Generación de Adoradores Proféticos

hacia la plena manifestación de los hijos de Dios

combate escatológico

 

Misión de un apóstol de María

 

 
 
 
Licencia de Creative Commons

Nº Asiento Registral 16/2013/8695

Inicio   Conferencias Referencias Descargas Contacto
Sobre el autor Objetivos Entrevistas La Voz Profética Mapa del sitio  
Donaciones Nuestra pancarta Grupo de apoyo
en redes sociales.
Suscripción Amigos
de la Santa Cruz
 
No a la corrupción Blog Talitha Qumi  

 
 

 

«Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis» (Mt 10: 8).