Licencia de Creative Commons
La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal
by Jesús del Pino Marín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional License

 
   
Nº Asiento Registral 16/2013/8695
 
 
 
 

El Lábaro de los Últimos Tiempos
 


Una invitación al ejercicio profético
 

Charlas y Conferencias
 

Entrevistas
 

Nuestra labor misionera
 

Tu oración y lo que puedas aportar
 

Referencias (colaboradores)
 

Acerca de esta pobre pluma, que tiene la gracia inmerecida de poder escribir aquí
 


S.O.S Hermano Protestante
Llamada a todos los Hermanos lejanos

 


Carta de presentación a las diócesis

 

PUREZA Y CASTIDAD

La ventana al conocimiento
 

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

 

Juntos en el Nombre de Jesús

 


Familia de los Sencillos

«Creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor hasta el menor de ellos» (Jon. 3,5).

 


Exhortación a la Unidad

Por el Triunfo del Inmaculado
Corazón de María

 

De nuevo otro David contra otro Goliath

Autoridades del orden que abusan de sus
poderes y subestiman nuestra dignidad

 

 

Carta de presentación del presente estudio de investigación a las diócesis españolas

9/02/2014

 

 


Comparto con vosotros con mucho gusto la carta con la que me he dirigido esta semana a más de 60 diócesis de España. No sería mala idea, si os parece interesante y de provecho que pudieseis colaborar, para que de alguna manera pudiese llegar esta carta también a vuestra diócesis, a vuestro obispo, esa tan lejana diócesis para mi que los medios y el tiempo no me permiten acceder con las facilidades que otros tienen.

Creo que en muchas de mis comunicaciones, además de tirar esta semilla que el Señor pone en mis pobres manos y que gracias a vuestras oraciones caen en tierra, aprovecho para manifestar algunos de los males que vivimos en nuestra querida Santa Iglesia Católica. Creo que estas denuncias o interpelaciones de alguna manera abren la tierra, tal como se precisa antes de hacer una siembra, con el fin de que se oxigene y se acondicione la tierra para que nazca si Dios quire su semilla. De nuevo tenemos una manifestación profética, porque tenemos la componente que anuncia, en este caso en Misterio de la ciencia de la Santa Cruz y la otra componente que es la que viene a tratar de denunciar un mal tan peligroso y delicado en nuestra Iglesia jerárquica, tal como lo fue en su momento el mal que padeció Naaman el sirio en 2 R 5:1-27.

La carta es muy breve, pero creo que es directa y profunda, por ello creo que os puede ser de agrado.

 

 

Excmo. y Rvdmo. Sr. D. ……

«Revelaré mi enseñanza con mesura y expondré la ciencia con exactitud» (Job 16: 25).

Sin duda han pasado miles de años, desde que Naaman el sirio, confiado en el poder de Dios, fuese en busca del profeta Eliseo para poder ser curado de su lepra. Aunque sabemos que esta enfermedad es propia de nuestra piel, la verdadera lepra de Naaman no era esta precisamente. Como jefe del ejército sirio, Naaman era un hombre respetado y de mucha reputación, valeroso, por tanto, se podría decir que era el típico «hombre centro de atención». Cuando fue recomendado por aquel profeta llamado Eliseo a que se lavase simplemente siete veces en el Jordán para poderse curar, nuestro protagonista, ante tan simple solución,  se fue enfadado, quedando su orgullo herido, no solo porque en su tierra había mejores ríos, sino por la sencillez de lo que se le pedía para poder curarse, partiendo por esta razón de nuevo a su tierra. En el camino, sus súbditos le dieron a entender que si el profeta Eliseo le hubiese pedido algo más complejo, sin duda lo hubiese hecho, animándole así a que hiciese lo que se le mandaba. Naaman se humilló e hizo lo que le mandó Eliseo y su carne quedó restaurada, llegando a reconocer que no había Dios en toda la Tierra como el Dios de Israel.

Es así que una de las mayores lepras que tenemos los hombres y que para desgracia casi siempre no podemos ser sanados, porque precisamente no lo sabemos o no queremos reconocer, viene a ser nuestro orgullo, una enfermedad que por norma tiene solución en los bálsamos sencillos. Pero desgraciadamente, viéndonos reflejados todos prácticamente en Naaman, nos resistimos a que la sencillez sea nuestro revulsivo, nuestro remedio. De igual manera que hay más verdad en el sufrimiento de la vida que en lo cotidiano de nuestros días, también hay más verdad en lo sencillo que en las complicaciones que nos hacemos cada día de muchas maneras.

Como hijo de la Iglesia no aceptado en su momento para poder ser sacerdote o misionero, por padecer una presunta enfermedad mental de moda llamada trastorno bipolar, debo de manifestar que me preocupa que muchos de los miembros de la jerarquía, no sean conscientes de este mismo mal que padecía Naaman. Sin ánimo de ser osado, no quisiera valerme de una argumentación personal que lo tratase de justificar, sino más bien, por prudencia y por no faltar a la humildad, quisiera valerme de los medios providenciales, es decir, por medio de la propia experiencia o de los dones sobrenaturales que llegaron a gozar en este caso alguno de sus santos.

Quisiera apoyarme especialmente en este caso en el sueño profético 141 de S.J. Bosco. En este sueño, el santo relata la conversación de una reunión de los demonios, donde ideaban como acabar con las congregaciones, en general con toda la Iglesia. Uno a uno exponía su idea y en la medida que salía una nueva propuesta, cada cual más retorcida y desgraciadamente más brillante. Cada uno de ellos trataban de dar la mejor idea para acabar con las congregaciones religiosas y que a su vez, esta idea fuese la que más oculta e inadvertida pudiese pasar. Pues bien, el último demonio fue el que puso el broche de oro. Este propuso un medio cuya peligrosidad, los hombres no serían capaces de descubrir tan fácilmente. Este medio consistía en CONVENCERLOS DE QUE LO MÁS IMPORTANTE ERA LLEGAR A SER MUY INSTRUIDOS, que su principal gloria fuese el lograr ser personas de mucha ciencia. Este último maldito, argumentaba que para eso hay que convencerlos de que estudiasen mucho para adquirir fama, y no para lograr hacer gran bien a las almas o para ser más santos. Que se instruyesen  para provecho propio y no para provecho del prójimo que necesitase de su apostolado. Comentaba además que había que llevarlos a que desprecien a los que no son muy instruidos y que les interesase la ciencia solamente, y no el ejercer el ministerio sacerdotal y el apostolado que tiene que hacer un buen religioso. Que no les gustase enseñar catecismo a los niños, ni dar clases a los pobres, ni pasar largas horas en el confesionario. Que se dedicasen solamente a predicaciones en las cuales pudiesen lucir todo su orgullo y conseguir alabanzas de las personas humanas, pero no de las sencillas predicaciones en las cuales ayudasen en verdad a la salvación de las almas.

Terminaba esta maligna trama de su sueño profético con un pensamiento angustiado de nuestro querido san Juan Bosco: «Y yo pensaba: ¡qué peligro tan grande el que nos puede venir: que los nuestros deseen solamente la ciencia que hincha y enorgullece y que proporciona alabanzas de la gente, y que esto los lleve a despreciar los buenos consejos de aquellos a los cuales consideran inferiores a ellos en el saber!»

Hasta aquí esta profecía que refleja un mal y que ahora puedo dar una garantía personal de su cumplimiento, ya que este servidor ha dedicado más de siete años con sus torpezas y grandes limitaciones tratando de dar a conocer en este caso el Misterio de la ciencia de la Santa Cruz. Para ello, no sólo me he dirigido a muchos sacerdotes y religiosos que dicen estar dedicados a la investigación, sino a un gran número de universidades católicas y pontificias dentro y fuera de nuestra geografía incluyendo a todas las diócesis de España. A su vez, me he dirigido en diversas ocasiones e incluso a instituciones o cualquier movimiento relacionado en materia de ciencia y fe o de razón y fe. Con ello, de muchas maneras he tratado de aconsejar con sencillos remedios, como aquí trato de hacer de nuevo, para muchos de los males que vive la Iglesia en nuestra sociedad y en este aspecto, nuestro querido D. Bosco se puede decir que de igual manera muestra otro gesto de exactitud en su profecía, ya que también se ha demostrado un desprecio hacia aquellos que somos inferiores en el saber. Debo comunicarles que la indiferencia y el silencio como respuesta han sido mi alimento, han sido mi pan duro, aunque de no haber sido por la asistencia del Espíritu, ya hubiese desfallecido hace años.

Si hiciese un esfuerzo por resumir el bien que podría suponer el estudio de investigación que les presento, que viene a demostrar en esencia que la Santa Cruz es un modelo matemático universal. Fundamentalmente deben de saber que por medio de una sencilla aritmética, muchos hombres como Naaman, no les quedaría  más remedio con o sin gusto, que zambullirse en estos sencillos conocimientos que comparto también en la Web homenaje a la Santa Cruz de forma íntegra, libre y gratuita en todos los idiomas. Estoy convencido que si nos preocupásemos desde este momento en predicar este excelso Misterio de la Santa Cruz, muchos de ellos, como el sirio, terminarían reconociendo la grandeza de nuestro Dios, que siempre se ha escondido en lo sencillo, en lo pequeño, en lo insignificante, en lo que prácticamente todos ignoran e incluso desprecian. Este servidor les puede asegurar que la sabiduría más altiva de este mundo no se podrá resistir a esta locura del Señor y bien digo locura, porque como dice la Escritura, ha sido esta la que ha elegido el Señor para confundir a los sabios y entendidos (1 Co 1: 27). Les aseguro que este Misterio de la ciencia de la Santa Cruz, no podrá ser entendido por los doctos y sofistas de este mundo, sino solo por los pequeñuelos del Señor, pues permítanme anunciarles con gozo, que este es nuestro momento; es la hora de los sencillos.

La Santa Cruz es la Humilde Firma De Dios, el Sello impreso en su creación de forma indeleble en caracteres matemáticos. Hasta el niño menos instruido en sus primeros pasos en la asignatura de matemáticas no podrá parecerle complejo y sin duda, con indiferencia de su corta razón e inteligencia, no tendrá duda de que la Santa Cruz es el patrón entre los patrones. Como digo, un niño podrá corregir al excéntrico «científico» cerrado, que se obceca en que el universo es un caos o que para colmo dice que este caos viene a ser nuestro origen. El modelo matemático universal de la Santa Cruz se puede apreciar incluso en los fenómenos atmosféricos tan aparentemente inestables. Para esto solo es necesario tomar los datos de un satélite meteorológico, sin más cómputo que hacer unas simples sumas. Nada de formulas, algoritmos o conceptos extraños y sin tener necesidad de ningún tipo de simulador gráfico, teniendo en cuenta que con estos medios, damos por supuesto que siempre nos llegarían a superar. Es impresionante, pues estos hombres que dicen ser de ciencia, se han atrevido a estudiar o especular con eso que llaman «caos», pero ¿cómo han tenido esta osadía, si aún no saben que es el Orden?

Es impresionante, como la Santa Cruz nos abre incluso el misterio de lo que conocemos como «azar». Mi experiencia en este estudio, me ha hecho comparar la Santa Cruz tal como si fuese el «password», lo que sería la clave que abriría el núcleo o el kernel que gobierna un sistema operativo de los que hoy conocemos en el mercado. Es como la clave para poder conocer la naturaleza intrínseca de este misterio de la naturaleza. De hecho, gracias a Dios, en este estudio se presenta de forma exclusiva el primer mapa del azar. Este misterio ha sido también un misterio inherente a nuestra naturaleza, quedando ahora este código abierto a toda persona interesada en avanzar hacia el conocimiento de la verdad y quedando de igual manera al descubierto lo que sabemos que hasta ahora ha llegado a ser nada menos que la última frontera de la ciencia, que era lo que llegaba a explicar todo lo racional, pero siempre desgraciadamente en defecto de un argumento más racional.

Sin ánimo de querer abrumar con mis torpes palabras, quisiera despedirme rogando a Dios para que encuentre un momento en su apretada agenda, sin que en esta ocasión el remedio que le ofrezco, pueda parecerle algo vulgar o una curiosidad más de la vida. Es más, no solo deseo que conozca este estudio de investigación, sino que desde este momento le ruego además que se aproveche de este pobre servidor. Si tuviese el gusto de purificarse con estas aguas, me gustaría ofrecerme también para presentarme personalmente en su diócesis, para poder dar testimonio de cómo el Señor se ha dignado en poner este don en nuestras frágiles y delicadas manos e incluso podría dar alguna charla introductoria sobre este Misterio de la ciencia de la Santa Cruz en la creación que ahora ya no podemos ignorar ni despreciar. Puedo asegurarle que con independencia de su decisión, debemos dar gracias a Dios, porque ahora podemos tener mayor certeza de que la última palabra la llegaremos a tener los sencillos.

«Es verdad que anunciamos una sabiduría entre aquellos que son personas espiritualmente maduras, pero no la sabiduría de este mundo ni la que ostentan los dominadores de este mundo, condenados a la destrucción. Lo que anunciamos es una sabiduría de Dios, misteriosa y secreta, que él preparó para nuestra gloria antes que existiera el mundo; aquella que ninguno de los dominadores de este mundo alcanzó a conocer, porque si la hubieran conocido no habrían crucificado al Señor de la gloria» (1 Co 2: 6-8).

Atte: Suso +

Sueño profético 141 de S.J Bosco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

La Ciencia de Dios
Don del Espíritu Santo

 


¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt. 23, 24)

Muchos buscan vida en otros lugares, pero no
terminan de ser conscientes de que el Universo en
su debido grado, también viene a ser otro ser vivo

 


Ellos también buscaron un Patrón Único, una pauta en el Universo que pudiese llegar a explicarlo todo

 

El cífrado más antiguo y a su vez
más novedoso de la creación
 

La Santa Cruz en el arco iris
 

El caos no es un caos, es un orden que hasta ahora no comprendíamos
 

El azar existe, pero no es la solución a todo, como erróneamente se cree.
 


Dimensión pedagógica y escatológica de este Misterio
en la creación de Dios

 

El hombre gris y el misterio
de la Cruz Orlada

Llega ya el día y la hora en el que el «monstruo» materia estallará con sus armas y se derrumbará ante la exacta verdad. ¡Cristo! - Ante su Santa «Cruz Orlada» y ante el bendecido amor. –Llega la hora del Sol!-

 


Nueva Generación de Adoradores Proféticos

hacia la plena manifestación de los hijos de Dios

combate escatológico

 

Misión de un apóstol de María

 

 
 
 
Licencia de Creative Commons

Nº Asiento Registral 16/2013/8695

Inicio   Conferencias Referencias Descargas Contacto
Sobre el autor Objetivos Entrevistas La Voz Profética Mapa del sitio  
Donaciones Nuestra pancarta Grupo de apoyo
en redes sociales.
Suscripción Amigos
de la Santa Cruz
 
No a la corrupción Blog Talitha Qumi  

 
 

 

«Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis» (Mt 10: 8).