Licencia de Creative Commons
La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal
by Jesús del Pino Marín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional License

 
   
Nº Asiento Registral 16/2013/8695
 
 
 
 

El Lábaro de los Últimos Tiempos
 


Una invitación al ejercicio profético
 

Charlas y Conferencias
 

Entrevistas
 

Nuestra labor misionera
 

Tu oración y lo que puedas aportar
 

Referencias (colaboradores)
 

Acerca de esta pobre pluma, que tiene la gracia inmerecida de poder escribir aquí
 


S.O.S Hermano Protestante
Llamada a todos los Hermanos lejanos

 


Carta de presentación a las diócesis

 

PUREZA Y CASTIDAD

La ventana al conocimiento
 

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

 

Juntos en el Nombre de Jesús

 


Familia de los Sencillos

«Creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor hasta el menor de ellos» (Jon. 3,5).

 


Exhortación a la Unidad

Por el Triunfo del Inmaculado
Corazón de María

 

De nuevo otro David contra otro Goliath

Autoridades del orden que abusan de sus
poderes y subestiman nuestra dignidad

 

 

 

Cristobal Colón y la vida eterna

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuenta la historia que ya a finales del siglo XV, en Palos de Moguer ( Huelva ), un joven elegido entre una multitud ultimaba los preparativos para la partida de La Pinta, La Niña y La Santa María. Este joven no iniciado aún en la mar, entre una labor y otra se decidía por consumar su vocación como marinero, y como en todos los tiempos siempre han existido circunstancias diversas que se oponen a nuestros pensamientos, el joven como correspondía en aquella época creía que la tierra era plana, con lo cual la mar sería infinita, siendo suficientes motivos para no terminar de convencerse para emprenderse en semejante hazaña.

Pasando Cristóbal Colon a su vera muy centrado en su tarea, el muchacho le interrumpió su camino y Cristóbal muy atento a su expresión, puso interés en sus palabras.

  • Señor, quisiera que saldase conmigo, pues hoy he decidido terminar mi trabajo.

Cristóbal, con voz de experiencia, supo perfectamente desde ese momento cuales serían los motivos que atenuaban cumplir el resto de la misión de aquel muchacho y, muy pausada su pregunta le dijo al joven.

  • Grumete, ¿dime que es lo que temes?, ¿qué es lo que no comprendes?
  • Señor, parece que usted no tiene nada que perder, pero yo solo veo un mar infinito con una multitud de peligros y adversidades.
  • Cierto es grumete, pero la perspectiva que tenemos del exterior deben de ponérseles límites en nuestro interior, quedando de esta manera contenidos, para así poderlo comprender mejor. Soy un viejo marinero, dime ¿qué te atormenta?
  • Señor, dígame ¿cree usted en la otra vida?
  • Grumete, la pregunta ofende, pues no tengas duda de que si en el fondo no fuese así, nunca me hubiese planteado ser ni siquiera un raso marinero, pero al respecto mas te he de decir ante esta futura expedición en la que trabajas, que lo importante no es como tú y otros muchos más  pensarán después, que salimos tan solo a buscar nuevas tierras que explorar, para contentar a la reina y la nobleza española, pues lo que en verdad importa es que esta experiencia para el hombre débil y corto de espíritu pueda servirle para llegar a comprender que en verdad si  existe otra orilla, aunque no sea percibida por nuestros sentidos, pues la vida eterna nos espera a todos en el otro lado de la orilla y por mucho que nos cueste verla debemos de emprender el viaje, con esperanza de pisar algún día estas  tierras de Dios.
  • Cierto es señor, que para las cosas materiales somos muy prestos, pero muy tardos con las cosas espirituales.
  • Querido joven grumete, veo que has comprendido. Ha sido un placer poder serte de ayuda. Recuerda, suelta las amarras de tu alma, se valiente y muy prudente ya que e incluso en tu barco encontrarás piratas. Algún día ten por cuenta que te alegrarás por mucho que te cueste creerlo de los males que experimentaste por estas aguas de dudas e incertidumbres, porque serán los capilares de tu fortaleza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

La Ciencia de Dios
Don del Espíritu Santo

 


¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt. 23, 24)

Muchos buscan vida en otros lugares, pero no
terminan de ser conscientes de que el Universo en
su debido grado, también viene a ser otro ser vivo

 


Ellos también buscaron un Patrón Único, una pauta en el Universo que pudiese llegar a explicarlo todo

 

El cífrado más antiguo y a su vez
más novedoso de la creación
 

La Santa Cruz en el arco iris
 

El caos no es un caos, es un orden que hasta ahora no comprendíamos
 

El azar existe, pero no es la solución a todo, como erróneamente se cree.
 


Dimensión pedagógica y escatológica de este Misterio
en la creación de Dios

 

El hombre gris y el misterio
de la Cruz Orlada

Llega ya el día y la hora en el que el «monstruo» materia estallará con sus armas y se derrumbará ante la exacta verdad. ¡Cristo! - Ante su Santa «Cruz Orlada» y ante el bendecido amor. –Llega la hora del Sol!-

 


Nueva Generación de Adoradores Proféticos

hacia la plena manifestación de los hijos de Dios

combate escatológico

 

Misión de un apóstol de María

 

 
 
 
Licencia de Creative Commons

Nº Asiento Registral 16/2013/8695

Inicio   Conferencias Referencias Descargas Contacto
Sobre el autor Objetivos Entrevistas La Voz Profética Mapa del sitio  
Donaciones Nuestra pancarta Grupo de apoyo
en redes sociales.
Suscripción Amigos
de la Santa Cruz
 
No a la corrupción Blog Talitha Qumi  

 
 

 

«Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis» (Mt 10: 8).