Licencia de Creative Commons
La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal
by Jesús del Pino Marín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional License

 
   
Nº Asiento Registral 16/2013/8695
 
 
 
 

El Lábaro de los Últimos Tiempos
 


Una invitación al ejercicio profético
 

Charlas y Conferencias
 

Entrevistas
 

Nuestra labor misionera
 

Tu oración y lo que puedas aportar
 

Referencias (colaboradores)
 

Acerca de esta pobre pluma, que tiene la gracia inmerecida de poder escribir aquí
 


S.O.S Hermano Protestante
Llamada a todos los Hermanos lejanos

 


Carta de presentación a las diócesis

 

PUREZA Y CASTIDAD

La ventana al conocimiento
 

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

 

Juntos en el Nombre de Jesús

 


Familia de los Sencillos

«Creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor hasta el menor de ellos» (Jon. 3,5).

 


Exhortación a la Unidad

Por el Triunfo del Inmaculado
Corazón de María

 

De nuevo otro David contra otro Goliath

Autoridades del orden que abusan de sus
poderes y subestiman nuestra dignidad

 

 

 

 

Pag. « 10, 11, 12, 13,14, 15, 16, 17,18,19, »

Nº 18

 

 

 

 

¿¿ DEPRESIÓN O BIENAVENTURANZA ??

¿Con cual versión te quedas?
1.- Conviene que no veas las noticias, no valla a ser que te deprimas más de lo que estás.
2.-No dejes de ver ningún telediario, para que sea s siempre consciente de lo afortunada que eres.

 

 

 

 

CORAZÓN DESNUDO

Y, una vez dijo un crérigo en su homilia...
!¡A Misa no hay que venir descalzos ni en ropa deportiva!¡
Pero en verdad, a Misa hay que ir con el corazón desnudo.

Que lejos quedan aquellas danzas que se hacían alrededor del Arca de la Alianza, de ese respeto por caminar descalzo sobre los lugares santos. Cierto es que en muchas ocasiones no correspondemos con la dignidad que merece la celebración de los sacramentos, especialmente el de la Eucaristía. El vestido en las Escrituras son signo de conversión de comienzo de una vida nueva, pero desgraciadamente no muchos cuidan estos detalles y es que la grandeza del amor esta en cuidar todo detalle. Solo una cosa prima sobre la vestimenta que viene a ser el deber y la obligación de tener siempre el corazón limpio y desnudo, porque a mayor transparencia mejor dejamos ver a Cristo a los demás a través de nosotros.

 

 

 

SER QUIEN NO ERES

Si no quieres esta dispuesto a la crítica, no caigas nunca en el error de no ser quién eres.



Cuanto miedo tenemos a que seamos criticados, como hiere al orgullo del hombre recibir comentarios negativos hacia nuestra persona. Pero que bien nos puede venir todo género de crítica para poder moldear nuestra humildad, pues siendo realistas, más que agravio, podía ser causa para poder dar más adelante las gracias al que nos critica. Creo que no existe mejor remedio para ser fuertes ante la crítica que hacerla primeramente a nosotros mismos, es decir, la autocrítica como la mejor medicina casera. El sabio gusta de la crítica, porque es algo que le hace ser más sabio, por ello, no debemos de escondernos en ningún refugio de este mundo, porque la crítica viene a ser el vehículo para poder madurar correctamente, aunque con independencia a ser o no ser criticado, no debemos caer en el error de no ser quien somos, de aparentar alguien que no se es.

 

 

LOS TRES PANES DE CADA DÍA

 

 

 

ENFERMEDAD O BENDICIÓN¿¿¿

Lo malo de la enfermedad de la enfermedad es el sufrimiento que se experimenta cuándo el hombre no consigue desprenderse de ella, aún padeciéndola. Lo bueno es que cuando conseguimos desprendernos, podemos convertir nuestra enfermedad en una bendición mayor que en un estado previo.











Son los dos lados de la Cruz que cargamos cada día... Enfermedad o bendición para nuestro propio beneficio espiritual.

 

 

 

LA EFERVESCENCIA DE LOS PROBLEMAS.

Tus quejas y problemas serán esfervescentes en la medida que te fijes en los demás.




Todos tenemos problemas, mas o menos gordos, según las circunstancias individuales, pero estos problemas serán mucho mayores en la medida que nos fijemos en los problemas de los demás. En definitiva, ¿que problemas podemos tener si no vivimos permanentemente en nuestro claustro interior? Siempre se verán mucho más pequeños que desde la otra perspectiva. Si no lo has comprobado ¿a qué esperas?

 

 

 

EL SALARIO DEL GUERRERO.

Para gozar de la paz que solo Dios puede dar, debo ir con gusto todos los días a la guerra.

 

 

 

EL LADRÓN DE LA ALEGRÍA

No hay mayor ladrón que el miedo, que cuando menos lo esperamos nos rooba toda nuestra alegría.



No existe mayor ladrón que ocasione mayores daños que el miedo, que se lleva en el saco nuestra alegría, en muchas ocasiones incluso para siempre. El miedo es la mayor fuente de alimento para nuestra vida religiosa, que viene a ser la que trata de hacernos personas frías o tibias. Recuperar el valor, además de tener que mendigar el don de fortaleza que viene del Espíritu exige revelarnos contra nosotros mismos, cada día, cada minuto y segundo. El amor perfecto a Dios hace crecer nuestra valentía ante todas las sombras que tiene la vida. Cuando se recupera el valor uno siente una gran actividad en todos los sentidos, en contra de cuando se tiene miedo, que consciente e inconscientemente uno vive paralizado, siendo este el veneno de la serpiente, en veneno de satanás.

 

 

 

LOS PORMENORES DE LA PREDICACIÓN.

La línea divisoria entre ser un estúpido y una persona que
sufre predicando la verdad por caridad, es muy dufusa.


De antemano quisiera advertir que el ejercicio de la predicación, para cada orden religiosa así como para cada persona, suele ser muy dispar. En esta pequeña reflexión aprovecho para compartir que en ocasiones, poniéndome en el lugar del prójimo, la pasión se confunde con la estupidez de un pobre loco, que con caridad en ocasiones roza la antipatía para los que reciben la Palabra. Recordemos al Señor, cuando le dio por tirar los puestos de venta que los comerciantes ubicaban en el templo de Dios. Lo que aquellos hombres sin respeto al templo pensaron de Cristo en ese momento, muchos de los hombres contemporáneos piensan ahora de nosotros, pero esto no debe de ser piedra de tropiezo para poder seguir con aquello que san Pablo llegó a llamar como la locura de la predicación.

 

 

 

LA MADUREZ

La madurez del hombre no la da propiamente la experiencia ni la
edad, sino el grado de consciencia que algunas personas adquieren.

Dejemos de engañarnos con nuestra vanidad, creyendo que nuestra madurez surge de la experiencia, del conocimiento, de las canas o de las arrugas de la piel; es absurdo. Al hombre en verdad no le hace madurar el tiempo como la fruta, sino nuestro sufrimiento, nuestra cruz, pero siempre de manera aceptada y ofrecida. Todo aquel que aborrece su cruz, desprecia esta única vía de madurez que tenemos. Solo de esta manera nuestro grado de consciencia se amplia y podemos percibir la vida de la forma que todos necesitamos, para saber evitar sufrimientos estériles y podernos desenvolver con soltura, evitando todo tipo de espejismo que la vida de muchas maneras nos trae.

 

 

 

MUÉVETE CRISTIANO !!

El agua que no fluye se corrompe... !!Muévete cristiano¡¡



No sea tu voz, tu actividad, seamos testimonio vivo para todos aquellos que se obstinan en vivir en la penumbra de la vida. Seamos sal para que el mundo no se torne insípido. Seamos luz en el candelero alto, que seamos espejos que iluminen a otros. No podemos quedarnos parados, porque hasta el agua más pura, si no se mueve, si se estanca, si nos volvemos tibios !!! nos podemos corromper !! muévete cristiano !! 

 

 

 

CONCIENCIA TRANQUILA

Sabes que soy capaz de mirar a tus ojos, pero tu a mi no ¿Quién de los dos tiene la conciencia más tranquila?

 

 

 

LA CRUZ COMO MAESTRA

El sufrimeinto nos enseña todo lo que no está en los libros, dándonos
lo que no teníamos, para poder gozar mejor de lo que ahora tenemos.

¿Acaso subió Cristo a su Cruz de balde? ¿Acaso Cristo siendo Dios se humilló para ser hombre de balde? No, nuestra Cruz, nuestro padecimiento diario, el peso de nuestra vida, nuestras enfermedades físicas, mentales y espirituales tienen el mismo sentido que le dio el Señor en su momento. Tanto para aquel que le duele la espalda o pasa por el fuego de un cáncer o de una depresión, siendo creyente debe de ser consciente de que nuestro sufrimiento siempre será maestro, siempre nos enseñará, en la medida de nuestra disposición, muchas cosas que los libros nunca cuentan. Esta Cruz maestra va a permitir que valoremos las cosas que no valoramos y que son sal para este mundo cada vez más insípido. Abrámonos y dejemos purificarnos por nuestra Cruz de cada día para alegrarnos de la cura de humildad que poco a poco hará en nosotros.

 

 

 

LA AUTO-MENTIRA

Ten siempre presente que al primero que no debes de engañar en esta vida es a
ti mismo, sin embargo, por el contrario, este viene a ser nuestro pan cotidianum.

 

 

 

INCLEMENCIAS + TEMPESTADES--> AYUDAN A CRECER

El árbol supera las inclemencias del tiempo por sus raíces.
El hoombre supera sus grandes tempestades por su principios.
Ambos tienen que luchar porque dejarían de ser lo que son.
Todas las inclemencias y tempestades nos ayudan a crecer.


 

 

 

HUMILDAD Y SABIDURÍA ????

Si hablas de humildad y sabiduría en una misma frase, sepas que estas cometiendo un error deredundancia.

Nadie busque en los libros, nadie busque en las experiencias de la vida, ni en el conocimiento de las cosas altas de las ramas del saber, porque la humildad ha sido y será el principio de sabiduría para todo hombre que se emprenda en la búsqueda de la verdad, !!humildad!!. El principio de toda humildad es saber reconocer siempre en nosotros nuestra enorme y ciega torpeza y de darle gracias en la confesión a Dios de habernos hecho conscientes de haber llegado a reconocer la gracia de poder vernos de verdad, sin velos ni mentiras, tal como somos. !!!Gracias Señor por ayudarme a ver mis torpezas y debilidades !!! Casi que ahora puedo pesumir de ellas, como lo hacía san Pablo (2 Corintios 12:9).

 

 

 

SER UNO MISMO

A medida que un hombre comienza a ser uno mismo, tiene el gusto de conocer a Dios.





A medida que tratamos de ser nosotros mismos, sin las máscaras que la vida o que nuestros gustos nos han ido poniendo, sin los velos de la mentira que la vida o nosotros mismos nos imponemos, tenemos el gusto de conocer a Dios. De ello no debemos de tener duda, porque estamos hechos a su Imagen y Semejanza, que son motivos suficientes que nos llevan al conocimiento de uno mismo, por tanto al conocimiento de Dios, que es el mismo camino que nos conduce hacia la plenitud del conocimiento a nuestra sana madurez espiritual.

 

 

 

DEJA QUE EL SILENCIO TE GRITE

No te conformes con que te hable el silencio, déjale mejor que te grite para
tener un encuentro autentico contigo y estar así más presentable ante la Verdad.







El silencio agita al hombre vacío y de mala conciencia, pero nos puede ayudar a preparar para un encuentro con la verdad.

 

 

 

TODO Y AHORA - NUESTRO MAYOR CANCER –

Mi Dios puede reventar todas las puertas de los psiquiátricos y hacer de
las rejas de todos los cautivos metales nobles de fácil manejabilidad.

¿¿ A si?? Bueno, venga... !!a ver si es verdad que yo lo vea!!

Este es vuestro gran problema, que lo queréis siempre todo y ahora.

 

 

 

 

LA HUMILDAD PARA CONOCERSE DE VERDAD

El hombre llegó a conocer la Luna,
pero sigue sin conocerse a sí mismo.

Ciertamente, el hombre conoció la Luna porque en su pobre existencia de muchas maneras es consciente que posee un interior infranqueable. Pocos saben que el viaje más largo que puede hacer el hombre en toda su vida apenas mide un palmo; es el viaje de la mente al corazón. El hombre, en ocasiones sabe reconocer sus limitaciones, por ello, para estudiar aquellos lugares remotos de nuestro sistema solar se vale de las sondas, que son artefactos semejantes a los satélites. La pena es que pocos hombres saben que para conocer nuestro interior, para poder comprender y para obtener todas aquellas respuestas existenciales, debemos de valernos igualmente de sondas. Esta sonda que debe de viajar siempre en nuestro interior, que estudia con verdad y precisión es la sonda de la humildad.

 

 

 

DIETA DEL ORGULLO




Tantos y tantos hombres preocupados por su línea, sin ser conscientes de su obesidad en muchas ocasiones mórbida de su alma. Esa grosura espiritual es la que verdaderamente necesita atención. Quizá no podemos despreciar los métodos dietéticos que existen para el alma fuera de la Iglesia Católica, pero resulta más prudente buscar la ayuda de la verdadera tradición donde uno conoce por la estela que dejaron los santos que la oración y los sacramentos son los remedios para estar esbeltos. Es una lástima no poder ver con nuestros ojos este sobrepeso, por ello no merece la pena buscar dietas que nos hagan creer que son más efectivas y menos costosas. Seamos serios y prudentes y no nos dejemos engañar por nadie porque esto no es nada trivial, sino que es sumamente vital.

 

 

 

PRIMER PASO A LA HUMILDAD (RECONOCER NUESTRO ORGULLO)

El orgullo del hombre se revela cuando se afirma que uno no es orgulloso.



Estamos cansados de escuchar, mucho más dentro de los que formamos parte de la Santa Iglesia, que por estar dentro no somos personas orgullosas. Craso error hermano mío, pues en primer lugar, si nosotros con más razón no reconocemos nuestro orgullo, no esperemos que los que están fuera de la Iglesia lo puedan llegar a reconocer, porque nadie les da ejemplo. El problema mayor del orgullo es que prácticamente nadie tiene la humildad de reconocerlo, es por ello que aquellos que no son capaces de reconocer su orgullo, orgullosos son. Nadie es inmune al orgullo, pues el primer medicamento necesario para curarlo cada día es reconocerlo para poder poner remedio a este mal.

 

 

 

LOS HILOS DEL ORGULLO

El orgullo son los hilos con los que el demonio nos maneja.




Cuando nos dejamos llevar por los hilos del orgullo, muchos tenemos la sensación y certeza de haber hecho una locura, un disparate. Es así cuando con madurez, tratamos de dar alguna solución, pero sabemos que no podemos darla como nos gustaría, es decir, como si no hubiese ocurrido nada. Es aquí donde debemos de mirar con detenimiento, donde debemos observar con humildad que somos manejados por los hilos del demonio. Estos hilos forman parte de nuestro orgullo, que él maneja muy a su gusto para hacernos siempre la puñeta. ¿Cómo cortarlos? Pues para cada persona existe su método, lo importante es que ahora ya lo sabes.

 

 

 

VACIARSE DEL MUNDO Y LLENARSE DE DIOS

Para poder llenarse de Dios, primero hay que vaciarse del mundo.







El hombre para poder vaciarse del mundo, tiene que vaciarse primero de su orgullo, porque el orgullo impide que el Señor entre en nuestra vasija. A la vez es necesario que Dios que viene a ser la humildad infinita penetre en nuestro interior para que el orgullo pueda salir de nosotros. El Señor debe de ser en nuestro interior una corriente que impida que el orgullo se adhiera a nosotros. Dios es el Agua que nos purifica y todos debemos de aceptar que la Santa Iglesia es el caño donde esta fluye. Dios quiso que el hombre bebiese del caño para limpiar el recipiente que somos nosotros. Nosotros no debemos de coger el agua de los abrevaderos o de los charcos, sino de donde Dios quiso en su momento.

 

 

 

ORGULLO vs HUMILDAD

Si quitamos todas las capas que al hombre cubre su alma, la vida solamente es una lucha entre el orgullo y la humildad de cada uno. De esta lucha dependerá entrar o no en una vida de eterna bienaventuranza.

Aquí vemos dos personas que en verdad es una sola, cuando existe una lucha entre el orgullo y la humildad. Cuando por lo común la humildad no lucha, se ve debajo de la suela del orgullo. Debemos de ser francos, solo tenemos que quitar todas las capas de nuestra alma para poder ver esta lucha en nuestro interior. El orgullo puede vencerse todos los días, pero nunca muere. Si la humildad vence al orgullo en esta vida, en la venidera tendremos un descanso eterno. La espada es la Palabra de Dios, la armadura los dones del Espíritu, el escudo todas las virtudes excepto la caridad, que es el alimento de todo hombre de Dios contra uno mismo.

 

 

 

LA COMPLEJIDAD NO ES UN SIGNO DE INTELIGENCIA

La complejidad en el conocimiento de los hombres, en contra de
lo que muchos creen, no es un signo que denote inteligencia.




Los hombres de la antigüedad, dentro de su sencillez buscaban como todo hombre en su sana razón la verdad, el principio y la causa de todas las cosas que el hombre puede llegar a conocer. La sabiduría más sublime no se encuentra en los libros, sino en las personas. Es un error dedicar todo el tiempo al conocimiento y no estar cerca de las personas. Es la caridad la que nos conduce a esta sabiduría, que nos ayuda a conocernos a nosotros mismos. Lástima que el hombre de hoy duerma entre las páginas de los libros, con cuestiones complejas que hacen que dejemos de vivir en sencillez que es sinónimo de sabiduría, provocando de esta manera

 

 

 

COMPRIMIDOS PARA EL CONOCIMIENTO

Vivimos en la era de los medicamentos, todo lo queremos en sobres y comprimidos como podría ser en nuestro anhelo e incluso con el conocimiento. Todas las cosas que en esta vida nos traen un beneficio vienen con un prospecto con una larga lista de contraindicaciones y observaciones. No podemos seguir pensando que tomando de continuo el comprimido del conocimiento sea todo un beneficio. Las medicinas se toman cuando se necesitan y los libros también. No debemos de ser ignorantes, pero tampoco debemos de intoxicarnos con papeles y libros, debiendo de encontrar siempre un equilibrio que solo la humildad nos ayuda a encontrar.

 

 

 

¿LOCO, CUERDO?? NO A LOS PATRONES DE ESTE MUNDO

¿Cuerdo?¿Normal?¿ No gracias. Estos son solo patrones del mundo que más discriminan a las personas.

Quisiera hacer un homenaje a todas aquellas personas que por ser personas de verdad y por ser acosados por las fauces del mundo con sus cuatro patéticos patrones, terminan en un lugar terrible llamado psiquiátrico, que es el lugar donde por lo común tratan de reprogramarte con cadenas químicas, para que te adaptes al mundo de los cuerdos y de los normales. Es el lugar donde terminan los olvidados entre los más olvidados, los despreciados entre los más despreciados, aunque es también un lugar de mayor densidad donde uno puede encontrarse con hombres, de esos mismos que el griego Diógenes buscaba con un farol encendido a pleno día. Por mi parte, como muchos ya saben, no pasaré por esta vida sin seguir haciendo apología de los loquitos, desplazados por no ver con los ojos con los que ve el mundo, siendo los verdaderos quebrantados de corazón a los que el Señor se dirige en el Sermón de las Bienaventuranzas. Termino con una cita del capítulo 58:6 del libro sagrado del profeta Isaías: Este es el ayuno que deseo: abrir las prisiones injustas, romper las correas del cepo, dejar libres a los oprimidos, destrozar todos los cepos.

 

 

 

 

LOS SABIOS Y ENTENDIDOS DE ESTE MUNDO

Al hombre le resulta más fácil hacer de sí mismo una biblioteca con piernas y pasearse así por todo
el mundo, que desprenderse del orgullo propio que es lo que da al hombre la verdadera sabiduría.



Muchos hombres se pasean por el mundo siendo librerías con piernas. Pocos son conscientes de que le resulta más complicado hacer frente a su orgullo que vivir de esta manera. Prácticamente a todos les encanta lucir su orgullo e incluso con disfraces de humildad. Muchos son sus conocimientos, pero pocos han tratado de poner orden en sus mentes, dar prioridades a sus conocimientos y acciones, que viene a ser el motivo principal que hace al hombre necio. Estas personas ofrecen sus conocimientos en libros que terminan complicando a los demás. En la mayoría de las ocasiones, solo se entienden -a veces- entre personas de su gremio (científicos, teólogos, filósofos, etc).

 

 

 

 

LA SABIDURÍA LE IMPEDÍA VER SU PROPIA IGNORANCIA

Era un hombre que su sabiduría era tan grande que incluso le impedía poder ver su propia ignorancia.

Cuantos hombres hemos podido conocer e incluso para nuestra necedad, también alabar, pensado que eran personas muy sabias. Cuanto bien nos haría concienciarnos que debemos de leer poco, pero bien. Saborear un buen libro, haciendo de él varias veces lecturas si creemos en verdad que es bueno, pero caemos en el error de leer libros de forma mecánica, como si se tratase de una cadena industrial. Se dice que «era un hombre que su sabiduría era tan grande que incluso le impedía ver su propia ignorancia», si, porque su orgullo le hacía ver que era más sabio de lo que verdaderamente es, por ello «su gran sabiduría» le impedía ver su propia ignorancia. Esto a una persona humilde no le hubiese pasado, porque siempre suelen ver con nitidez su pequeñez.

 

 

 

SABIO = HUMILDE

Hasta el momento no hemos sido conscientes, pero entre los hombres siempre ha existido un bulo. Este bulo ha sido propagado por el enemigo y ha consistido en hacernos creer que un hombre sabio es aquel que tiene muchas experiencias y conocimientos. Esto es falso, pues el verdadero hombre sabio es aquel que se desprende cada día de su orgullo, es aquel que tiene su orgullo a raya. Debemos de despertar de nuestra somnolencia, ser conscientes de que tanto la ignorancia como el conocimiento sin el Espíritu vienen a ser el mismo anestésico. A muchos esta afirmación les puede impactar, pero por ejemplo, tanto el frío como el calor extremo hacen en ambos casos una quemadura. 

 

 

 

 

ENVIDIA DEL HOMBRE POBRE

No tengo envidia del hombre rico, pero si la tengo del hombre pobre que acepta con humildad su condición.






Creo que sobran comentarios al ver la sonrisa de un pequeñuelo de Dios disfrutando de los medios que pueda tener. En los grupos que uno se introduce o sin querer nos vemos en ellos, hablan de personas poderosas, tal cual fuesen las liturgias para adorar a los ídolos del mundo. Yo desde hace mucho lo tengo muy claro, pues dejé de mirar hacia arriba para evitar así los dolores de cuello, mirando desde entonces a los que el mundo tiene más bien en el olvido. Si, desde aquel momento solo tengo envidia de los hombres que son pobres y que de buena manera aceptan con humildad lo que viven.

 

 

 

APRECIANDO LAS COSAS PEQUEÑAS...

El orgullo es la razón que nos impide apreciar las cosas pequeñas, que son las que contienen en sí todo deleite.


Cuantas veces en nuestra vida, algunos amigos nos han dicho que debemos de valorar las cosas pequeñas. Esta viene a ser la equis de la regla de tres que el hombre debe despejar en su vida, la equis que viene a dar como resultado la humildad, que nos va a permitir dar de lado nuestro orgullo, para poder disfrutar la vida como se debe. Ahora ya sabemos el motivo que nos impide en la vida poder ver las cosas que en sí contienen todo deleite. Debemos de esforzarnos para deshacernos de nuestro orgullo, que además, para colmo, hace que los sufrimientos de la vida sean muchísimo más pesados.

 

 

 

EL ANONIMATO DEL ORGULLO

No es su volunttad guardar el anonimato, sino que más bien son los efectos del orgullo.

 

 

 

 

EL CLAVO Y EL MARTILLO

No dejes de darle fuerte al orgullo todos los días de tu vida,
porque esta debe de ser la tarea de todo buen cristiano.






Ciertamente, cuando se golpea al orgullo con el martillo de la oración y los sacramentos no importa como pueda ser el clavo de desmesurado. Estas suelen ser ocasiones muy frecuentes en la que los hombres se suelen desanimar, reduciendo así nuestra oración, además del fervor con que se deben de recibir los sacramentos. Nadie debe de desanimarse, pues solo aquel que persevera podrá ver que su clavo, con el tiempo se hunde con nuestra perseverancia. 

 

 

 

CAMICACES

En nuestra propia carretera, solo existe un vehículo peligroso en contrasentido. Este camicace es nuestro orgullo.






El orgullo impide que seamos dichosos y bienaventurados, impidiendo prepararnos para un encuentro definitivo con Dios. En este viaje que hacemos «con nuestro vehículo», con nuestro ser, encontraremos siempre al orgullo como otro vehículo, pero en contrasentido. Todos somos conductores y sin saberlo a su vez camicaces, por ello debemos de extremar nuestra prudencia, procurar siempre la humildad para no accidentarnos, pudiendo perder e incluso en el último de los casos nuestra propia alma.

 

 

 

UN SAGRARIO ESCONDIDO

Un Sagrario entre retales de tuberías y cosas viejas.

Quién sabe si por gracia o desgracia, hoy he visitado la capilla del hospital Infanta Elena en la provincia de Huelva (España). Con gran necesidad de estar ante la presencia de Dios, preguntando al personal, me indican que la capilla se encontraba en el sótano. La primera impresión me ha hecho recoger mi interior cuando fui consciente de que el Sagrario tenía morada cerca de los talleres de mantenimiento, entre retales de tuberías y cosas viejas. Solo en la compañía del Señor tuve la necesidad de hacer algunas adoraciones profundas. Cierto es que esto podría herir muchos corazones pero comprobamos que Cristo sigue siendo «ese despreciado y olvidado». Fácil es llegar a la conclusión de que incluso muchos de nosotros que frecuentamos los sacramentos de forma diaria, podemos tener al Señor en nuestro corazón entre retales de nuestro pasado y entre muchas cosas que en verdad no tienen ningún valor. Desde este hospital invito a todos a que adoremos a Cristo como verdaderamente lo merece. 

 

 

 

UNA CIENCIA SIN CONCIENCIA

Los científicos nos dicen que [...] pasó hace miles de millones de años,
pero aún seguimos sin saber de que color fueron las sandálias de Cristo

 

 

Pag. « 10, 11, 12, 13,14, 15, 16, 17,18,19, »

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

La Ciencia de Dios
Don del Espíritu Santo

 


¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt. 23, 24)

Muchos buscan vida en otros lugares, pero no
terminan de ser conscientes de que el Universo en
su debido grado, también viene a ser otro ser vivo

 


Ellos también buscaron un Patrón Único, una pauta en el Universo que pudiese llegar a explicarlo todo

 

El cífrado más antiguo y a su vez
más novedoso de la creación
 

La Santa Cruz en el arco iris
 

El caos no es un caos, es un orden que hasta ahora no comprendíamos
 

El azar existe, pero no es la solución a todo, como erróneamente se cree.
 


Dimensión pedagógica y escatológica de este Misterio
en la creación de Dios

 

El hombre gris y el misterio
de la Cruz Orlada

Llega ya el día y la hora en el que el «monstruo» materia estallará con sus armas y se derrumbará ante la exacta verdad. ¡Cristo! - Ante su Santa «Cruz Orlada» y ante el bendecido amor. –Llega la hora del Sol!-

 


Nueva Generación de Adoradores Proféticos

hacia la plena manifestación de los hijos de Dios

combate escatológico

 

Misión de un apóstol de María

 

 
 
 
Licencia de Creative Commons

Nº Asiento Registral 16/2013/8695

Inicio   Conferencias Referencias Descargas Contacto
Sobre el autor Objetivos Entrevistas La Voz Profética Mapa del sitio  
Donaciones Nuestra pancarta Grupo de apoyo
en redes sociales.
Suscripción Amigos
de la Santa Cruz
 
No a la corrupción Blog Talitha Qumi  

 
 

 

«Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis» (Mt 10: 8).