Licencia de Creative Commons
La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal
by Jesús del Pino Marín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional License

 
   
Nº Asiento Registral 16/2013/8695
 
 
 
 

El Lábaro de los Últimos Tiempos
 


Una invitación al ejercicio profético
 

Charlas y Conferencias
 

Entrevistas
 

Nuestra labor misionera
 

Tu oración y lo que puedas aportar
 

Referencias (colaboradores)
 

Acerca de esta pobre pluma, que tiene la gracia inmerecida de poder escribir aquí
 


S.O.S Hermano Protestante
Llamada a todos los Hermanos lejanos

 


Carta de presentación a las diócesis

 

PUREZA Y CASTIDAD

La ventana al conocimiento
 

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

 

Juntos en el Nombre de Jesús

 


Familia de los Sencillos

«Creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor hasta el menor de ellos» (Jon. 3,5).

 


Exhortación a la Unidad

Por el Triunfo del Inmaculado
Corazón de María

 

De nuevo otro David contra otro Goliath

Autoridades del orden que abusan de sus
poderes y subestiman nuestra dignidad

 

 

 

 

Carta por correo ordinario a todas las diócesis españolas

9/12/2015

 

 

 

Esta comunicación dirigida a todos los obispos de España, trata de concienciar y ayudar a discernir sobre el momento presente que vivimos. Quisiera decir con mucha humildad que desde hace mucho tiempo me di cuenta que mi diócesis se me quedaba muy pequeña para "hacer lío", tal como nos encomendó nuestro Santo Padre Francisco. Aunque parezca una paradoja, el verdadero ejercicio del profeta es hacer lio, pero a su vez pasando desapercibido, por lo que esta labor se convierte en una proeza de Dios. A esta carta se le adjunta un documento clave para la estabilidad de nuestra Madre Patria, así como para el resto de los pueblos hermanos.

 

Excmo. y Rvdmo. Sr. D. (Obispo ordinario del lugar).

Por la Voluntad del Padre, me entrego en las manos de su Hijo, encomendándome a su vez al Espíritu Santo, para que una vez más mis torpes palabras puedan ser luz en las conciencias y puedan encender todos aquellos corazones sinceros, que siempre están dispuestos a escuchar la voz de los que somos más pequeños.

Considero que debo de ser lo más escueto posible en mi testimonio, que comencé a compartir desde el 15/12/2011 en la web que administro, el cual quisiera recomendarle si le fuese posible su lectura de forma íntegra. No quisiera acaparar demasiado tiempo con mi comunicación, aunque ahora se hace preciso que hable sin reservas (2 Ti 4,2), para que de esta manera el Señor en estos momentos, pueda abrirnos más el entendimiento (Lc 24, 45-48).

Testimonio

El 13 de enero de 2008, el Señor, me concedió el don y la gracia inmerecida de poder ver directamente la luz del sol, sin quedarme ciego. Como sabemos, los dones y la vocación de Dios a la que nos llama son irrevocables (Rm 11, 29).  Poco tiempo pasó desde entonces, cuando tuve propósito firme de querer ser sacerdote, intentando primero el ingreso en Huelva y después en Madrid. Deben de ser conscientes que muchas veces, la realidad espiritual, ni todo lo que parece es, ni es todo lo que parece. Esto lo remarco porque desgraciadamente tiempo atrás, me colgaron la etiqueta de enfermo psíquico, por lo que finalmente no pude ejercer la vocación a la que fui llamado. En verdad hubo poco o más bien poquísimo discernimiento espiritual, por parte de las personas que tenían encomendada esta labor en los respectivos seminarios. En resumen, debo de decir que la Iglesia, desde su seno más íntimo, también ha llegado a confundir la caridad con una patología. De esta manera la Iglesia, dentro de su proceso de secularización, entre otros intereses propios, demuestra un gravísimo error, ya que sabemos por las Escrituras que el poder de Dios se perfecciona en la debilidad (2 Co 12, 9).

Desde hace más de diez años, para gloria de Dios, me guardo en las virtudes de la pureza y la castidad, estando consagrado a la Ntra. Sra. la Virgen desde el 25-3-2010, aunque servidor, sin el sacramento del orden, se sabe también sacerdote y misionero por la gracia de Dios, aunque valla a morir soltero. El Señor desde aquel momento me ha dado su luz y fuerza, para hacerme saber que también tengo una misión en la Iglesia, pues Él también me ha dado una autoridad como a ustedes, una autoridad no para mandar, sino para servir en un reino donde ahora gobierno de rodillas.

He dedicado mucho tiempo enviando correos electrónicos a casi todos los obispos de nuestra Madre Patria. Al principio no sabía muy bien lo que hacía, pero después de más de cuatro años enviando correspondencia, el Señor me ha hecho comprender lo mal que están Uds., pues con esta actividad, sin ser consciente al principio, he podido medir la temperatura de la cabecera de la jerarquía eclesial en España. Con esta muestra, me hago a la idea de cómo está la Iglesia en su cabecera y resto de estructura en el mundo. Para que tenga una noción, de casi 70 obispados españoles, solo han dado respuesta de forma personal en este lapso de tiempo un 4% aproximadamente a esta correspondencia, aunque la mitad de este porcentaje, ha sido por parte de vuestro secretario, para dar un miserable acuse de recibo. Es fácil deducir que el episcopado solo está al servicio de aquellos casos exclusivos de especial envergadura, donde quizá pueden caber en el marco de una foto, despreciando por otro lado a los más pequeños. Sabemos que lo bueno es lo grueso, es importante, pero lo que verdaderamente nos hace santos es cuando cuidamos el detalle, que es lo que desgraciadamente no han hecho la mayoría de Uds. en su ejercicio. La experiencia de este observador pensionista de 37 años, la luz inmerecida que me ha dado el Señor y el afán de pulir cada día mejor mi conciencia, me ha hecho discernir que quizá sin ser muchos de Uds. conscientes, han convertido el Cuerpo de Cristo en un cuerpo de élite. Si aún le quedan dudas sobre este discernimiento personal, le ruego que lea con detenimiento el Sueño Profético 141 de San Juan Bosco, para que sepan comprender y aceptar el enorme error que están cometiendo.

Cuando pueda conocer este sueño profético, tan real en estos momentos, le ruego que se tome su tiempo para leer y discernir este breve manuscrito que le adjunto a este correo. Se trata de una breve exhortación que presenta las medidas pertinentes orientadas a la Nueva Evangelización, para poder comprender y actuar en estos momentos presentes. Esta exhortación breve de nuestro problema actual con enmienda adjunta, puede ser considerada como un regalo del cielo, para poder desagraviar las tantas ofensas a Dios y podamos darle gloria. No habla a las personas, sino al corazón, pues confío que cada cristiano y persona de buena voluntad pueda hacer el esfuerzo por compartirlo, porque es una pieza clave para la estabilidad de nuestra Madre Patria, así como para el resto de los pueblos hermanos. El amor todo lo excusa (1 Co 13, 7) o al menos así lo deberíamos de haber entendido desde siempre especialmente nosotros, pues siendo esta la base de esta breve exhortación, debemos de asumir la responsabilidad que cada uno tenemos con respecto a Dios y su Iglesia. De esta manera podremos mediar verdaderamente por la unidad de los cristianos y dejar de ser diques de contención, para aquellos hombres que quedan más afuera (Mt 23, 13). Por ello se hace necesario quemar las naves, para poder reparar y edificar nuestra Santa Madre Iglesia.

Se precisa que esta breve exhortación general sea bien acogida desde la jerarquía eclesial, pues se hace necesario más en estos momentos la descentralización, tal como lo aconseja nuestro Papa Francisco (Vaticano. 50ª aniversario del Sínodo de los Obispos. 17-10-2015). Deben de romper esa falsa democracia, que con el pretexto de la prudencia se enmascara detrás el miedo. Ante la guerra declarada por nuestros enemigos, solo nos queda el amparo de la santa rebeldía, que será la parresia necesaria para que la humanidad retorne a la sensatez (Santo Temor de Dios). Si me permite hablar con mayor libertad interior, esta expresión humilde del Santo Padre Francisco, interpela especialmente a la jerarquía, para actuar según en conciencia y bajo la necesidad presente. Con sus palabras les dice sutilmente que, si humildemente son capaces de reconocer que muchos de Uds. no están verdaderamente al servicio del Evangelio sin glosa, condicionado por ese miedo que viene de las seguridades y comodidades de este mundo, están llamados en este aspecto cada uno de forma particular a obrar con mayor autonomía. Teniendo en cuenta esta falsa prudencia, se hace preciso que rompan sus filas, para poder actuar cada cual en conciencia, según la responsabilidad que exige el momento, para unirse a las filas de la milicia santa a la que fueron llamados originalmente.

No ha pasado mucho tiempo desde que pude oír un testimonio en Radio María que quizá les debería de interpelar, aunque en vez de contárselo como este joven lo contó, quisiera hacer mías sus palabras para poder despedirme de Ud., así como de los sacerdotes y religiosos que forman su diócesis. Tengo ahora el deber y la necesidad de pedirles que den generosamente su sangre, porque el día del Juicio, los que queden fuera, podrán exigir a este servidor de igual manera, como al resto de los laicos, nuestro deber y necesidad de haber derramado en este momento la nuestra.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.

Mediadora Maternal de todas las gracias, ruega por nosotros.

Atte: Jesús del Pino Marín (Suso+)

 

 

 

 

Documentos adjuntos:

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

Sueño Profético 141 de San Juan Bosco

Provervios en Odres Nuevos

Otros documentos de interés:

Cartas a la jerarquía

 

 

 

 

 

Quisiera agradecer la respuesta a :

Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Raúl Berzosa Martínez (Obispo de Ciudad Rodrigo).

Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Atilano Rodríguez Martínez ( Obispo de Sigüenza-Guadalajara).

Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Juan del Río Martín ( Obispo Castrense de España).

Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Miguel J. Arsurmendi Aramendia ( Obispo de Vitoria).

Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Jesús Catalá ( Obispo de Malaga).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

La Ciencia de Dios
Don del Espíritu Santo

 


¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt. 23, 24)

Muchos buscan vida en otros lugares, pero no
terminan de ser conscientes de que el Universo en
su debido grado, también viene a ser otro ser vivo

 


Ellos también buscaron un Patrón Único, una pauta en el Universo que pudiese llegar a explicarlo todo

 

El cífrado más antiguo y a su vez
más novedoso de la creación
 

La Santa Cruz en el arco iris
 

El caos no es un caos, es un orden que hasta ahora no comprendíamos
 

El azar existe, pero no es la solución a todo, como erróneamente se cree.
 


Dimensión pedagógica y escatológica de este Misterio
en la creación de Dios

 

El hombre gris y el misterio
de la Cruz Orlada

Llega ya el día y la hora en el que el «monstruo» materia estallará con sus armas y se derrumbará ante la exacta verdad. ¡Cristo! - Ante su Santa «Cruz Orlada» y ante el bendecido amor. –Llega la hora del Sol!-

 


Nueva Generación de Adoradores Proféticos

hacia la plena manifestación de los hijos de Dios

combate escatológico

 

Misión de un apóstol de María

 

 
 
 
Licencia de Creative Commons

Nº Asiento Registral 16/2013/8695

Inicio   Conferencias Referencias Descargas Contacto
Sobre el autor Objetivos Entrevistas La Voz Profética Mapa del sitio  
Donaciones Nuestra pancarta Grupo de apoyo
en redes sociales.
Suscripción Amigos
de la Santa Cruz
 
No a la corrupción Blog Talitha Qumi  

 
 

 

«Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis» (Mt 10: 8).