Licencia de Creative Commons
La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal
by Jesús del Pino Marín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional License

 
   
Nº Asiento Registral 16/2013/8695
 
 
 
 

El Lábaro de los Últimos Tiempos
 


Una invitación al ejercicio profético
 

Charlas y Conferencias
 

Entrevistas
 

Nuestra labor misionera
 

Tu oración y lo que puedas aportar
 

Referencias (colaboradores)
 

Acerca de esta pobre pluma, que tiene la gracia inmerecida de poder escribir aquí
 


S.O.S Hermano Protestante
Llamada a todos los Hermanos lejanos

 


Carta de presentación a las diócesis

 

PUREZA Y CASTIDAD

La ventana al conocimiento
 

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

 

Juntos en el Nombre de Jesús

 


Familia de los Sencillos

«Creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor hasta el menor de ellos» (Jon. 3,5).

 


Exhortación a la Unidad

Por el Triunfo del Inmaculado
Corazón de María

 

De nuevo otro David contra otro Goliath

Autoridades del orden que abusan de sus
poderes y subestiman nuestra dignidad

 

 

La verdadera riqueza de la madurez

 

 

 

 

 

 

.



Desde principios del año 2010 hasta la fecha, este servidor que os escribe se hizo voluntario en la residencia Francisco de Vitoria en Alcalá de Henares, por medio de la ONG Desarrollo y Asistencia. Siempre he sido consciente junto con mis pocos compañeros de la escasez de nuestro grupo y del bien que se podría hacer si todos nos pusiésemos de acuerdo para dar al menos dos horas de nuestro tiempo semanal, porque el voluntariado sería una de las pocas esperanzas para volver a reestructurar toda nuestra sociedad, tal cual fuese una cadena que se pasa un cubo de agua desde un río a un inmueble en llamas.

Después de estos casi cuatro años, he presenciado algo muy paralelo a lo que suele ocurrir al residente con su familia, que en nuestro caso ha sido cuando ha escaseado el número de voluntarios, dándose de esta forma una atención más deficiente de cara al residente.

No hace falta ser muy observador como voluntario que ejerce su voluntariado de forma regular o desde nuestra visión más humana, para ser consciente de que la mayor necesidad de los mayores viene a ser la de administrarles frecuentemente una píldora de amor, alegría, fe, esperanza, pero sobre todo, lo más importante, vendrá a ser la de tener cierta disposición para escucharles. Oh, cuanta falta nos hace aprender a escuchar y sobre todo a los más jóvenes, que para colmo no saben escucharse ni a sí mismos. Si uno no viene a su voluntariado con esta bolsa llena, es mejor quedarse en casa, pero no debemos desanimarnos, porque esto también se puede aprender in situ.

Recuerdo que el primer año fue el más duro, tomando contacto con los que más sufren y haciéndome amigo de los que no muy tarde se van, pero siendo consciente de que no he perdido un amigo, sino que gracias a Dios, allá donde estén, más bien los he ganado. Ha sido poco después a este año, cuando se abrió una flor en mi interior, una flor que me hizo oler que había recibido más de lo que había dado, pidiéndoles a unos pocos amigos en confianza que guardasen el secreto de que, soy yo el que debería de pagar por hacer el voluntariado. Así pues, he llegado a aconsejar incluso a estudiantes de psicología para que puedan desarrollar sus vocaciones de que es preciso ejercer algún tipo de voluntariado, aconsejando el mío con personas mayores, para esta vocación tan importante para la vida como es la psicología.

Hablar de nuestra cruz es hablar de nuestro sufrimiento y hablar de nuestro sufrimiento es hablar de nuestra plenitud, de nuestra madurez. Debo de reconocer que no he encontrado personas muy encumbradas en el conocimiento o en sabiduría, pero ha sido ver sus rostros sufrientes y necesitados de amor los que a mí de muchas maneras me han hecho madurar, porque a la fruta la madura el tiempo y al hombre nuestro sufrimiento. Cierto es que el hombre aglomera muchísimos sufrimientos estériles que no lo edifican en nada, como son las preocupaciones por el dinero o muchos de nuestros deseos, que vienen a ser por lo común muy humanos, pero cuando uno acepta su sufrimiento personal, que muchas veces implica también tener que perdonar, es como si abriésemos un grifo que irrigase nuestra alma angostada para poder hidratarnos.

El sufrimiento aceptado, además de hacernos madurar verdaderamente, nos aporta otros muchos beneficios, como la de abrirnos mejor al conocimiento, aumentarnos el grado de comprensión de la realidad, nos ayuda a tener más empatía con los demás, nos hace más sensibles por lo cual más humanos, ayuda a hacernos más pacientes y sobre todo nos hace mucho más humildes.

Cuando un hombre sufre pacientemente aceptando su situación, como decimos, lo ayuda a ser más humilde y en la humildad no solo encontramos a Dios, sino que nos hace mirar con más atención al que sufre. Cuán importante viene a ser esta fase del hombre de fijarse en el sufrimiento de los demás, en vez de huir a su burbuja de «felicidad», porque cuando el hombre deja de verse a sí mismo, comienza a florecer esa flor interior con un suave y extraño olor muy particular para cada uno, que nos ayuda, no a ser diferentes o normales, sino a ser únicos, es decir, que nos ayuda a definirnos como personas, como hombres, pudiéndonos  vernos desde fuera, saliendo así de nuestro claustro interior que a tantos les aflige.

No me cansaré de predicarle a «mis chavales» que no les importe la arruga en la piel, las canas o los achaques físicos, que no se dejen engañar por lo que ven en sus espejos, porque la verdadera juventud está en el estado de ánimo. Ahora bien, hay que ser conscientes de que si no aceptamos nuestros sufrimientos no llegaremos a ser niños de verdad, niños ejemplares, porque, ¿qué es la verdadera niñez si no es vivir en humildad? Por lo cual, ¿qué clase de hombre se puede considerar maduro si a pesar de sus padecimientos no ha aprendido en la vida a vivir con alegría?

Entonces es ahora cuando podemos hacer la pregunta que gana el premio del concurso millonario ¿por qué tanta importancia en ser maduro con lo bien que se vive quejándose y lamentándose de la vida? Nuestra verdadera madurez nos va a permitir optimizar nuestra vida, evitando todo tipo de sufrimiento estéril. Nos va ayudar a valorar lo que verdaderamente tiene valor en esta vida, apreciando mucho la riqueza de las cosas pequeñas. Nos va hacer conscientes de que lo único que merece la pena en esta vida es estar cerca de los demás, porque el sufrimiento aceptado nos ayuda a ver en los demás a nuestro hermano, aunque el beneficio de la madurez que viene a tener luz propia, es la de saber tener mayor comprensión de la voluntad de Dios que es nuestro Padre, evitando así los típicos conceptos infantiles del sufrimiento, teniendo el privilegio de saber tomar buenas decisiones, porque nos dejamos aconsejar por Él. Esto nos causa en esta vida un enorme gozo, pero esta relación madura de poder comprender mejor a Dios será de proporción mayor en el cielo, en la medida que hayamos procurado poner nuestros medios para poder madurar de verdad en esta pequeña estancia temporal, por ello tenemos constancia de que los santos no tuvieron reparo en sufrir, porque ya gozaban de Dios aquí en la Tierra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

La Ciencia de Dios
Don del Espíritu Santo

 


¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt. 23, 24)

Muchos buscan vida en otros lugares, pero no
terminan de ser conscientes de que el Universo en
su debido grado, también viene a ser otro ser vivo

 


Ellos también buscaron un Patrón Único, una pauta en el Universo que pudiese llegar a explicarlo todo

 

El cífrado más antiguo y a su vez
más novedoso de la creación
 

La Santa Cruz en el arco iris
 

El caos no es un caos, es un orden que hasta ahora no comprendíamos
 

El azar existe, pero no es la solución a todo, como erróneamente se cree.
 


Dimensión pedagógica y escatológica de este Misterio
en la creación de Dios

 

El hombre gris y el misterio
de la Cruz Orlada

Llega ya el día y la hora en el que el «monstruo» materia estallará con sus armas y se derrumbará ante la exacta verdad. ¡Cristo! - Ante su Santa «Cruz Orlada» y ante el bendecido amor. –Llega la hora del Sol!-

 


Nueva Generación de Adoradores Proféticos

hacia la plena manifestación de los hijos de Dios

combate escatológico

 

Misión de un apóstol de María

 

 
 
 
Licencia de Creative Commons

Nº Asiento Registral 16/2013/8695

Inicio   Conferencias Referencias Descargas Contacto
Sobre el autor Objetivos Entrevistas La Voz Profética Mapa del sitio  
Donaciones Nuestra pancarta Grupo de apoyo
en redes sociales.
Suscripción Amigos
de la Santa Cruz
 
No a la corrupción Blog Talitha Qumi  

 
 

 

«Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis» (Mt 10: 8).