Licencia de Creative Commons
La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal
by Jesús del Pino Marín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional License

 
   
Nº Asiento Registral 16/2013/8695
 
 
 
 

El Lábaro de los Últimos Tiempos
 


Una invitación al ejercicio profético
 

Charlas y Conferencias
 

Entrevistas
 

Nuestra labor misionera
 

Tu oración y lo que puedas aportar
 

Referencias (colaboradores)
 

Acerca de esta pobre pluma, que tiene la gracia inmerecida de poder escribir aquí
 


S.O.S Hermano Protestante
Llamada a todos los Hermanos lejanos

 


Carta de presentación a las diócesis

 

PUREZA Y CASTIDAD

La ventana al conocimiento
 

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

 

Juntos en el Nombre de Jesús

 


Familia de los Sencillos

«Creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor hasta el menor de ellos» (Jon. 3,5).

 


Exhortación a la Unidad

Por el Triunfo del Inmaculado
Corazón de María

 

De nuevo otro David contra otro Goliath

Autoridades del orden que abusan de sus
poderes y subestiman nuestra dignidad

 

 

 

Pag. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 »

Nº 7

 

 

 

 

CAMPAÑA DE APERTURA DEL AÑO DE LA FE

Que todos los grupos católicos cerrados de las redes sociales se abran al mundo.
Sin miedos ni complejos, abrámonos ante tanta necesidad. (Mt 10,27)

Mi experiencia desde que fui invitado a mi primer grupo católico cerrado, ha sido en gran parte la de compartir y en ocasiones por cuestión de tiempo la de valorar las publicaciones de otros hermanos en la fe.

En breve tendremos la apertura de este Año de la Fe, en el que propongo la posibilidad de que todos los grupos católicos cerrados se abran al mundo, ante tanta necesidad espiritual, pues el Señor nos ha dado muchos dones, para ponerlos al servicio de aquellos que verdaderamente necesitan medicina. Esta intención queda perfectamente reflejada en las Palabras del Señor «Nadie enciende una lámpara y la cubre con una vasija, o la pone debajo de un lecho, sino que la pone sobre un candelero, para que los que entren vean la luz. Pues nada hay oculto que no quede manifiesto, y nada secreto que no venga a ser conocido y descubierto.» (Lc. 8, 16-17).

Esta campaña de concienciación para poder abrirnos al mundo, no solo sería el mejor servicio a la fe que podríamos hacer, pues debemos de pensar que si no evangelizamos, nuestra fe, sin ser casi conscientes, será cada vez más y más débil, porque ¿qué mérito tenemos cuando evangelizamos a otra persona ya evangelizada?

Salgamos de nuestro aislamiento, pongamos fin a nuestros miedos y no dejemos convencernos por ninguna clase de complejo, pues la mayoría de las personas que no han salido de este cascarón no se han dado la oportunidad de saber lo que verdaderamente valen, por no hacer frente a estos impedimentos. No encontraremos mejores dosis de autoestima, si no tenemos la verdadera experiencia de echar nuestra red en este inmenso océano digital que llamamos Internet.

 

 

 

SUFRIMIENTO Y CONOCIMIENTO

Solo del sufrimiento ofrecido a 
Dios se destila el conocimiento.

Como podemos saber, tras el pecado se produjo un gran desorden, tras ello vino la enfermedad, la ignorancia, el sufrimiento, etc. Este sufrimiento, dependiendo de cómo sea dirigido, nos puede llevar a un conocimiento profundo que nos marca, que nos despierta de nuestro letargo que experimentamos en este mundo. Cuando el Señor nos dice que entremos por la puerta estrecha, sabemos que es ancha y amplia la puerta que nos lleva a la perdición, queriéndonos decir de una forma más sutil que muchos hombres buscarán la felicidad, la gloria y el éxito en sus vidas, pero pocos serán aquellos que quieran compartir con Él sus sufrimientos. Solo este sufrimiento ofrecido a Él puede edificarnos, en muchos casos tras un periodo de purificación, porque de aquí se destilan los conocimientos que nos hacen entrar mejor en comunión con Dios, entrando de esta manera poco a poco en la intimidad divina

 

 

SINCERIDAD

Querida amiga, búscate una persona que te
consuele, porque yo solo te voy a decir la verdad.


En los momentos difíciles, solemos buscar por defecto el cobijo de personas para que podamos ser consolados, para que nos ayuden a relativizar nuestros problemas, darnos siempre la razón y si puede ser que nos despidamos con una buena ración de adulaciones. Solemos ser tan díscolos y obtusos que buscamos lo que queremos que nos den y por norma general lo conseguimos, en vez de ir tanteando con otras personas para que podamos tener diferentes impresiones y que incluso nos fundamenten cuestiones que no nos gusten a priori. Todo ello demuestra que no tenemos necesidad de que nos ayuden de verdad, sino más bien de que de manera sutil e indirecta nos puedan dar la razón. En el caso de las personas que consuelan, casi siempre está la opción de no exponer la verdad con todo su esplendor que es lo que en esencia necesitan las personas que en primera instancia recurrieron a estas para poder oír aquello de lo que tenían deseo, fundamentándose esta estructura de falsedad en una carencia de verdadera caridad y en una falta de valor ante la realidad en ese mismo momento.

 

 

EL TEDIO

La causa de la monotonía no es cuestión del
tiempo vivido, sino por la ausencia de amor .

Existe un viejo pensamiento en el cual creemos que el factor tiempo juega un papel importante, nos lleva al error y a la confusión de ciertas experiencias y conceptos que vamos adquiriendo en nuestra vida que incluso farsean la realidad y que por ello pueden arruinar nuestras vidas. Seamos sensatos, esto por ejemplo puede ocurrir en nuestros trabajos o dentro de nuestra vida social, que después de llevar un tiempo de repente sentimos la monotonía y, es que no ha sido el tiempo el factor determinante para llegar a este término, sino que ha sido la falta de amor. De igual manera ocurre con las relaciones de pareja o matrimoniales, pues debemos de tratar que no surja este desamor, esta agonía de la pasión, porque sentiremos en esta vida quizá de forma permanente una gran pesadez y aspereza por la misma.

 

 

LA CRIBA DE LA VERDAD

Para llegar al conocimiento de la verdad debemos aprender el oficio de
cribador, para ponerlo en práctica en todas las facetas de nuestra vida


Se pueden poner muchos ejemplos, pues en mi experiencia puedo decir que desde hace mucho tiempo gozaba de tener muchos amigos y conocidos, hasta que vino Cristo y puso en mis manos una criba. En un primer instante no comprendí nada aunque después supe que el Señor me invitaba a ser cristiano. Con mucho gusto acepté y pasado un tiempo pude reconocer que solo me quedaban unos pocos guijarros de la gran cantidad que tenía en un principio. Reconozco que esta tarea ha sido muy dolorosa para mí, pero si queremos llegar al conocimiento de la verdad debemos de estar cribando constantemente de esta manera en todas las facetas de la vida. El resultado de nuestra criba es para poder sentir una de las sensaciones más reconfortantes que tiene la vida, siendo esta la de permanecer en la verdad, que es la que nos hace libres.

 

VOCACIONES

Si deseas algún día ser psicólogo
no dudes primero ser voluntario.

Unas de las vocaciones más importantes que puede ejercer el hombre es aquella que trata directamente con la salud para el correcto desarrollo de nuestras vidas. Una de las claves más importantes para poder ser dichosos y bienaventurados se fundamenta en encontrar la vocación que Dios ha deseado para nosotros. Nuestra realidad es muy triste porque indirectamente comerciamos con las vocaciones, pues muchos quieren ser algo concreto por su remuneración, por el tiempo libre que podemos tener o por ser un trabajo seguro. Así pasa con la vocación de psiquiatra o psicólogo por poner un ejemplo, pues no solo va a afectar a sus pacientes, sino a sí mismo. El ejemplo que nos valemos es general si uno va a tratar con personas, pues no habrá nunca buenos psicólogos si no antes hemos emprendido la labor de ejercer como voluntario. 

 

 

EL ERROR Y LA SABIDURÍA

El miedo a equivocarse es uno de los mayores
impedimentos para encontrar la sabiduría.


Una de las vías más comunes para poder alcanzar el conocimiento de la verdad es aquella que precisamente más miedo le podemos tener, siendo esta la vía de la equivocación. Cierto es que nuestra debilidad en muchos aspectos personales nos hace errar, pero esto es muy humano, lo que sí se puede considerar maligno es vivir en un error toda nuestra vida. La equivocación “se invento” para rectificar, cumpliendo ese viejo dicho que nos dice que rectificar es de sabios. La única solución ante la posibilidad de equivocarnos es aquella que solamente sabe sacar provecho de la misma y solamente caemos en un error más grande cuando tememos la posibilidad de equivocarnos, evitando o paralizando la opción de dar una respuesta concreta ante cualquier situación que se nos pueda presentar.

 

 

 

NUESTROS DESIERTOS

Él está en algún lugar del mundo, pero su alma mora en un desierto. Él no sabe que
está viviendo su propio exodo, por ello desconoce que se dirige a tierra prometida.

Todos tenemos o tendremos experiencia de un éxodo personal, un intento victorioso o fallido en el que emigramos de nosotros mismos, una oportunidad como ninguna para auto expropiarnos de nuestro yo; clave fundamental para rozarnos lo menos posible con el sufrimiento particular de cada uno. Los padres del desierto aprovecharon la realidad de este lugar hostil para desprenderse de sí mismos, con el fin de prepararse a luchar con la realidad del desierto común que tenemos todos a nuestro alrededor. Por ello, podemos creer que un desierto pueda ser un lugar muy hostil, aunque con el tiempo, dependiendo de nuestra disposición, de nuestro interior serán visibles a nuestra razón las riquezas que cada uno posee, pudiendo ser la realidad del desierto como un oasis dentro de nuestra existencia. Si viviésemos correctamente en nuestro desierto, pronto seríamos conscientes de la multitud de espejismos que tiene la vida. 

 

 

ABRÍOS AL MUNDO

Abríos al mundo, todos los grupos católicos de las redes sociales

 

 

 

LA TIBIEZA

Deja a un lado la tibieza que te impone el mundo, pues la locura
es fecunda cuando se vive, pero es muy dolorosa cuando se reprime.


Debemos de dejar de buscar los atajos para tratar de llegar a Dios, tomando siempre los términos medios que por norma general nos empujan a llevar una vida de tibieza. En el mundo abundan las personas frías y tibias, pero para el Señor es más preferible ser frío o caliente antes que ser tibio. Es necesario no instalarse en la tibieza, porque en realidad esto sería como considerar la tibieza como lo más prudente que en definitiva lo que estaríamos tratando de hacer inconscientemente de la mediocridad lo más prudente. La cuestión ahora es que lo que poco abunda que es lo caliente puede ser catalogado incluso como una enfermedad, pues un corazón ardiente se confunde con la locura, así como dice San Pablo, si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos es para los hombres (II Co 5:13). Cuando empezamos a amar a Dios como Él nos pide, no debe de darnos reparo manifestarlo a todos, porque solo de esta manera comenzamos a respirar, pues reprimir este amor nos lleva a un dolor muy pesado y difícil de sobrellevar. Busquemos perder la cabeza por Cristo, no temamos seguir esta senda y nuestra vida será sin duda mucho más fecunda.

 

 

EL ERROR DE QUERER CONTENTAR A TODOS

Si en todos los aspectos de la vida tratas de igualar con el fin
de contentar a todos, pronto encontrarás la puerta del fracaso .

Poner velas a Dios y al diablo no solo es una frase muy común en el argot castellano, desgraciadamente es una práctica muy común que hunde sus raíces en todas las facetas del ser humano, desde lo personal hasta lo más social. La posibilidad de decantarnos por una opción no solo nos disgrega de la falsedad, sino que nos puede proporcionar un mayor éxito de nuestros propósitos. Optar por lo bueno y mantenerse firmes en esta postura nos hace definirnos como personas, pudiendo afirmar de esta manera nuestra coherencia de vida, mucho menos compleja que en un principio, donde la luz y la sombra no solo confunden nuestra fe, sino también nuestra razón. En definitiva, ya lo decía Platón, pues si tratamos de contentar a todos, el resultado será siempre el fracaso.

 

 

MENDIGOS DE DIOS

Aquellos que hacen una petición desesperan,
pero aquellos que mendigan, la voluntad reciben.


Nuestro Señor nos exhorta por medio de las escrituras a pedirle lo que necesitemos, pero ¿hemos probado en nuestra vida de oración a mendigar la voluntad del Altísimo? Nosotros pedimos y debemos de tener fe que ya hemos recibido, pero nuestra poca paciencia desbarata la fe, existiendo la posibilidad de que Dios no conceda nuestra necesidad por esta razón o quizá porque no nos convenga a pesar de creer lo bueno que puede resultarnos. Con indiferencia a la petición debemos de procurar buscar bienes espirituales de los que Dios apenas niega a nadie y probemos a mendigar los dones de Dios, pues es más importante recibir un don para discernir, que hacer una larga espera pensando que Dios no nos concedió un bien a nuestros ojos, pues quizá de esta manera alcancemos los dones necesarios para saber mejor qué y cómo poder pedir.

 

 

APARTATE DEL MAL Y VERÁS A DIOS

No soy consciente de la impureza de mis lentes hasta que las
veo de lejos. Con mis pecados ocurre exactamente lo mismo.

Muchas personas son las que no conocen a nuestro Señor Jesucristo, muchos por ignorancia, por amor propio, por nuestros egoísmos; cierto es que todo esto no ayuda a poder tener un encuentro con Él. En la mayoría de las ocasiones, todos estos motivos ayudan a desenfocar la óptica entre nosotros y la propia realidad, pues podemos ver el mal de nuestro prójimo pero es difícil podernos ver a nosotros. En cada caso particular, como ocurre cuando llevamos unas lentes para poder ver mejor, debemos de alejar la óptica para poder ver las impurezas que no vemos cuando las tenemos colocadas en el puente de la nariz, pues de manera idéntica ocurre con el mal, con nuestros pecados, siendo nuestra mejor opción la de apartarnos, para poder enfocar mejor y después proceder a la correspondiente limpieza. Solamente de esta manera, salvo excepción de la voluntad divina, podremos ver a Dios, de manera intuitiva en esta vida y de forma real para la venidera y definitiva.

 

 

DENTRO Y FUERA

Dicen que soy una persona cerrada, pero aquellos
que me lo dicen, solo conocen un lado de la puerta.


A todo el mundo que uno se acerca, no solo trata de demostrar que sabe más de la religión que profesas, sino que para colmo insinúan saber más que tu propia experiencia. Solo desde el amor a Cristo se puede hacer una autocrítica a la Santa Iglesia ¿Acaso una madre debe de permitir que hablen mal de sus pequeños sin que aquel que critica no los ame primero? En este caso en el que nos valemos de unas puertas, podemos servirnos de igual manera de un puente ¿Cómo puede la gente hablar de la experiencia del puente si solo ha vivido toda su vida en un lado? No, que nadie se confunda con las personas que profesamos la fe católica, porque lo bueno que tenemos nosotros es que hemos estado en los dos lados de ese puente, pero no solo para nuestro bien, sino para poder testimoniar que esto es así a todos aquellos que viven confundidos errando de esta manera.

 

 

 

PLACERES Y AFECTOS

El hombre del mundo solo sabe apreciar las partículas de placer,
mientras que las mujeres se dejan engañar por una miseria afectiva.

Este es el pan nuestro, que muchos no deseamos que se diese todos los días, pues si buscamos los errores más comunes de nuestro entorno, encontraremos esta realidad de falsedad, que a los que lo viven dicen de quererse, llenándose sus bocas cuando hablan de sus “amores”. El hombre, en cada momento se derrite pensando en el placer, nublando cada uno su realidad, sus problemas, en un acto sexual sin alma y sin consistencia, siendo una manera pobre de evadirse de la realidad. Por otro lado la mujer, siendo más sensible que el hombre, se fija más en ser amada, nada malo si no fuese porque muchas mendigan una pequeña miseria afectiva, conformándose con lo primero que le agrada. Seamos sensatos, pues el placer que uno puede gustar cuando se experimenta la castidad no conoce límites y la miseria afectiva que se mendiga pasa a ser un gran porcentaje de ese ciento por uno del que Cristo nos adelanta ya en esta vida.

 

 

 

JUEGOS, DROGAS Y SEPULTURA

Muchas personas cambiaron sus juuguetes
por las drogas y las drogar por su sepultura.

El juego, desde la infancia nos estimula la inteligencia y nos ayuda a desarrollar nuestra creatividad, siendo esto algo que después nos marca como adultos. Como todo desarrollo en la madurez de las personas, debe seguir unas pautas para el correcto desarrollo que nos introduzca dentro de la dimensión del conocimiento, pues saber encadenar nuestro gusto por el juego en la infancia debe de seguir el gusto por seguir aprendiendo, desde el seno familiar hasta en los primeros pasos de la educación en nuestra vida social. La pena es que cuando no se tienen en cuenta esta dedicación, las probabilidades de que en la adolescencia se recurra a la droga, son elevadas. Dependiendo de muchos factores, se puede decir que ha cambiado su juego por otra diversión que deteriora todo el recorrido ganado anteriormente y muchos son los que cambiaron su “juguete” por una sepultura, por no haber comprendido en esta vida de que en verdad existen muchos caminos sanos para poder evadirnos de la realidad.

 

 

 

ENTRE LA FE Y LA SALUD

Si en la vida la fe no nos falta, en 
la mala salud todo se aguanta.

Una de las deformaciones que causa el pecado en nuestro ser es la parte que concierne a nuestra inteligencia la cual no sabe valorar adecuadamente tanto el bien como el mal, siendo de esta manera los primeros perjudicados. En primer lugar, podríamos hablar de muchos de los creyentes que tienen más puesta la esperanza en los juegos de azar que en los bienes espirituales, de hecho sin saber lo que se hace tristemente suelen pedirle a Dios para que sean agraciados de esta manera. Después, se suele decir cuando no toca que lo primero es la salud, sin apreciar que mas tarde o temprano caemos enfermos temporalmente o adquirimos para el resto de nuestras vidas enfermedades crónicas. Es una lástima que por norma general dejemos para lo último la fe, porque si verdaderamente la pusiésemos en obra seriamos muy ricos, sin necesidad de pensar en el dinero, teniendo además la aspirina para poder soportar las contrariedades físicas que mas tarde o más temprano nos van acusando inevitablemente en nuestra vida.

 

 

 

EL TIEMPO

El tiempo es el líquido amniótico de los seres más limitados

El tiempo puede ser nuestro amigo o enemigo dependiendo del estado de nuestra conciencia y, esta posible definición espiritual de lo que verdaderamente es el tiempo nos puede ayudar a comprender que esta vida es tan temporal como cuando una criatura se mantiene formándose y alimentándose en el vientre de su propia madre, donde el líquido amniótico es aquel que permite el movimiento y la propia vida en las entrañas maternas, solo que a diferencia de nuestro tiempo, también limitado, no sabemos con certeza cuándo podremos nacer a la vida eterna, con la misma semejanza de aquella madre que padece grandes dolores de parto antes de traer a su criatura.

 

 

 

LA LLAVE DEL SAGRARIO

Tú que eres la perpetua costodia,
nadie como tu vela por Cristo noche y día.
Pido tu permiso para recibir al Rey de la Gloria,
siendo siempre consciente de tu humilde labor.
Por desear compartir tu suerte, no sea para ti un agravio,
dichosa tú hermosa Llave del Sagrario.

 

 

 

MEDICINA PARA LOS LOCOS

Si tratas algún día de comprender el Amor de Dios con
tú pobre mente, ten por cuenta que perderás la cabeza. 







En esta vida han existido siempre personas que han intentado comprender el Amor de Dios con sus pobres mentes, y en el intento perdieron completamente la cabeza, pero a diferencia de otras personas en el mundo que los consideran enfermos, estos son muy conscientes de que no quieren ser como antes, porque en verdad ellos han encontrado definitivamente la mejor de las medicinas. 

 

 

 

LA DISTRACCIÓN

El mejor aliado de la mentira es la distracción, por ello
mucha gente no puede llegar al conocimiento de la verdad.

La humanidad, sin decelerarse sigue sin frenos hacia su propia ruina, prefiere vivir en la ignorancia porque es lo más fácil, lo más cómodo, lo menos comprometedor. La humanidad necesita una motivación que le invite al conocimiento, que es la solución a nuestro mal, como vehículo que nos conduce hacia la verdad. Si somos un poco observadores, podemos ser conscientes de que uno de los impedimentos para poder llegar al conocimiento de la verdad es la propia distracción, que viene a ser una de las mejores aliadas de la mentira. Desgraciadamente, existen distracciones por todos los flancos, siendo los medios de comunicación los que marcan la dirección de esta peligrosa orquesta, los cuales consiguen encantar a todas las masas, embotando toda clase de mentes. Esta orquesta ha conseguido con gran éxito despistar al hombre para que esté perdido, divague y no encuentre en su vida su misión, su vocación, motivos suficientes para hacer del hombre un ser inmensamente desdichado. 

 

 

 

CRUZANDO LA META

Cuando cruces la meta, sabras que has
hecho de tu vida la mejor carrera.

La diferencia entre un vagabundo y un peregrino es que uno sabe de dónde viene y hacia dónde va y el otro aún no. El hombre que vive sin conocer cuál es la meta final de su vida no sabe apreciar el sentido de las cosas en el transcurso de su vida. Es vital para el hombre estar motivados, porque un día concreto todos cruzaremos esta banda, aunque el recorrido para todos, en concreto en unos más que otros será largo y duro, ningún hombre dispone de capacidad suficiente para poder saber cómo será el gozo y la satisfacción del premio que nos espera. Solamente las personas que verdaderamente han amado a todas las personas de obra y pensamiento, llevando su cruz y habiéndose desgastado por anunciar el Reino de Dios, sabrán cuando crucen la meta que habrán hecho la mejor carrera de sus vidas. 

 

 

 

LA MONEDA DE LA LIBERTAD

La moneda de un hombre libre es
de doble cara y ambas son Cruz.




El precio de la libertad es la cruz, porque la cruz, además de ser signo de amor, justicia, unión, vitoria y demás signos nobles, es el signo por excelencia de la libertad. Cristo, a precio de su Preciosísima Sangre consiguió la libertad para el género humano, mostrándonos más en su vida pública que independientemente del fin y las circunstancias, debemos de tomar nuestra cruz, teniendo siempre como referencia a nuestro Maestro, para poder algún día tener libertad plena, que vendrá a ser nuestro abrazo definitivo con Cristo, nuestro Señor. Por ello, no debemos de apenarnos de que nuestra moneda tenga dos cruces, porque esto significa que somos amantes de la verdad, que no tenemos para cada circunstancia de nuestra vida una cara diferente en cuanto a nuestro obrar y pensamiento.

 

 

 

 

DE RODILLAS ANTE…

El placer, el poder, el dinero, porque sin 
ello sabrían que en verdad no son nada.

Se mofan del cristiano ferviente que ama la vida en pureza, que va a Misa con frecuencia, que pone un punto y aparte entre su alma y la acidez del mundo, corrosiva para todo nuestro ser. Es preciso ponerse de rodillas ante el crucificado o ante el Santísimo Sacramento porque aquellos que no lo hacen terminan haciéndolo ante cualquier cosa. La pena es que nosotros no tengamos el valor de denunciar ante nuestros amigos que aún no comprenden nuestra decisión, pues ellos se arrodillan ante el placer, el poder y el dinero porque de no hacerlo sabrían que no son absolutamente nada, se derrumbarían porque comprenderían de repente su insignificancia, siendo algo que nosotros aceptamos, porque comprendemos y reconocemos la soberanía de nuestro Dios, pues solo de rodillas ante Dios el hombre puede ver toda su grandeza.

 

 

 

 

LA REGLA DE ORO

La primera regla de oro para un buen científico, así como para un
filósofo o teólogo es respectivamente humildad, humildad y humildad.

Cuando la ciencia, la filosofía, la teología o cualquier rama del conocimiento se practican sin humildad, solo se puede recoger el fruto de la vanidad y con la vanidad surge la limitación de nuestras mentes, que se ofuscan mirándose a sí mismas. De nada nos sirve la inteligencia si no camina junto a su pierna respectiva que es la humildad, pues la pierna de la inteligencia cojea y mal camina sin la pierna de la humildad. La posibilidad de ser reconocidos por nuestros méritos hace peligrar la humildad y solo aquellos que saben guardar esta virtud hacen brillar con más intensidad sus frutos. Por ello, no debemos limitar la humildad al conocimiento que a su vez nos puede hacer más humildes, sino a todas las facetas de nuestra vida, que no son pocas, siendo la regla de oro para poder comprender y saberlo transmitir después.

 

 

 

 

EL SENTIDO DE LA VIDA

¿No sabes aún cuál es el sentido de la vida?
Alcanzar la libertad con la fuerza del amor.

Muchos son aquellos que en su desolación, en su sufrimiento, en su pesar de la vida miran al cielo preguntándose ¿Qué sentido tiene todo? ¿Cuál es el significado de esta vida? Es por ello que en la vida del creyente siempre tenga presente los misterios que tuvieron lugar a lo largo de la vida de Cristo, nuestro Señor. Cuanta sabiduría uno encuentra concretamente en el misterio pascual, cuantas preguntas pueden ser respondidas por medio de estos misterios. En ellos encontramos el verdadero y profundo misterio de nuestra existencia, que hace referencia a nuestra vocación como hombres, del cual Cristo no solo nos habló, sino que lo llevó a la práctica, pues nuestra vida se fundamenta en buscar nuestra libertad con la fuerza del amor, como nos lo enseñó el Maestro, crucificado en la Santa Cruz como su máxima expresión posible. 

 

 

 

 

EL ACEITE DE LA VIDA

Engrasante para los resortes del corazón.
Eficacia 100 % garantizada.
En todas las parroquias del mundo.

Todo elemento mecánico conocido, para poder ponerse en movimiento tiene la necesidad primaria de funcionar con aceite, para evitar la fricción y servirse de este como refrigerante. Nuestro espíritu, de igual manera tiene necesidad de este aceite que es Dios dándose a nosotros, siendo esto lo que conocemos como la gracia de Dios. Nadie puede perdonar de verdad si no tenemos a Cristo en nuestro corazón, siendo un don que viene de lo alto y que debemos de pedírselo a Dios con insistencia, para que a su vez el Señor pueda perdonárnoslo como se ora en la oración del Padre nuestro. Tener al Señor en nuestro corazón es gozar de la posibilidad de que los resortes de nuestro corazón funcionen correctamente, evitando en todo momento que nos podamos oxidar por nuestro descuido y/o por el ambiente corrosivo en el que cada día nos movemos.

 

 

 

 

EL TESORO VERDADERO

Tengo un tesoro que brilla cuando se le conoce
y que solo se multiplica cuando lo compartes.


Todos, sin excepción buscamos consciente o inconscientemente un tesoro, aunque la mayoría busca el tesoro en los bienes terrenos, sin caer en la cuenta de que el verdadero tesoro es aquel que brilla cuando se le conoce y que solo se hace aún mayor cuando se comparte. Nuestro tesoro se encuentra en las Escrituras, concretamente en el Evangelio y desgraciadamente muchos pasan por esta vida sin darle una oportunidad al Señor para que obre en él, comportándonos como elementos estancos que se aíslan por todos los medios de lo que ellos vagamente comprenden como religión. Muchos cometen disparates en su vida sin llegar a conocer a Cristo, evitando por todos los medios tener un verdadero encuentro con Él. Dejemos de ser tibios y mediocres, compartiendo con todos nuestros tesoro que brilla y que desea ser conocido por las demás personas.

 

Pag. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 »

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

La Ciencia de Dios
Don del Espíritu Santo

 


¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt. 23, 24)

Muchos buscan vida en otros lugares, pero no
terminan de ser conscientes de que el Universo en
su debido grado, también viene a ser otro ser vivo

 


Ellos también buscaron un Patrón Único, una pauta en el Universo que pudiese llegar a explicarlo todo

 

El cífrado más antiguo y a su vez
más novedoso de la creación
 

La Santa Cruz en el arco iris
 

El caos no es un caos, es un orden que hasta ahora no comprendíamos
 

El azar existe, pero no es la solución a todo, como erróneamente se cree.
 


Dimensión pedagógica y escatológica de este Misterio
en la creación de Dios

 

El hombre gris y el misterio
de la Cruz Orlada

Llega ya el día y la hora en el que el «monstruo» materia estallará con sus armas y se derrumbará ante la exacta verdad. ¡Cristo! - Ante su Santa «Cruz Orlada» y ante el bendecido amor. –Llega la hora del Sol!-

 


Nueva Generación de Adoradores Proféticos

hacia la plena manifestación de los hijos de Dios

combate escatológico

 

Misión de un apóstol de María

 

 
 
 
Licencia de Creative Commons

Nº Asiento Registral 16/2013/8695

Inicio   Conferencias Referencias Descargas Contacto
Sobre el autor Objetivos Entrevistas La Voz Profética Mapa del sitio  
Donaciones Nuestra pancarta Grupo de apoyo
en redes sociales.
Suscripción Amigos
de la Santa Cruz
 
No a la corrupción Blog Talitha Qumi  

 
 

 

«Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis» (Mt 10: 8).