Licencia de Creative Commons
La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal
by Jesús del Pino Marín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional License

 
   
Nº Asiento Registral 16/2013/8695
 
 
 
 

El Lábaro de los Últimos Tiempos
 


Una invitación al ejercicio profético
 

Charlas y Conferencias
 

Entrevistas
 

Nuestra labor misionera
 

Tu oración y lo que puedas aportar
 

Referencias (colaboradores)
 

Acerca de esta pobre pluma, que tiene la gracia inmerecida de poder escribir aquí
 


S.O.S Hermano Protestante
Llamada a todos los Hermanos lejanos

 


Carta de presentación a las diócesis

 

PUREZA Y CASTIDAD

La ventana al conocimiento
 

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

 

Juntos en el Nombre de Jesús

 


Familia de los Sencillos

«Creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor hasta el menor de ellos» (Jon. 3,5).

 


Exhortación a la Unidad

Por el Triunfo del Inmaculado
Corazón de María

 

De nuevo otro David contra otro Goliath

Autoridades del orden que abusan de sus
poderes y subestiman nuestra dignidad

 

 

 

 

Pag. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 »

Nº 1

 

 

 

 

EL AMOR PERFECTO

El amor perfecto es aquel que se da a todo 
necesitado, sin tener la necesidad de conocerlo.

No podemos caer en el error de pensar que el amor perfecto está entre nuestros parientes, entre nuestras amistades más cercanas. El principio del amor perfecto es precisamente cuidar lo que por defecto descartamos y no dedicamos tiempo por nuestra parte, pues debemos de tener siempre como principio que todos podemos ser siempre necesitados y desconocidos ante la mano que ayuda a vendar nuestras heridas, bien sean corporales o del mismo alma. Cristo nos exhorta a que cuando hagamos comida llamemos a los pobres, a los tullidos, a los cojos, a los ciegos, a aquellos que no puedan pagarnos, porque recibiremos recompensa en el cielo, aunque se debería sobreentender que cuidando este amor por los desconocidos encontraremos la mejor manera de perfeccionar el amor con nuestros seres más cercanos, de lo contrario, nos conformaremos con lo justo y, de caer en este error, nuestro amor imperfecto correrá el riesgo de desmoronarse.

 

LAS NOVEDADES

Sin amor, hasta la novedad 
más sublime termina pesando.

 

No hay nada más agradable para un hombre sin Dios que las novedades de la vida. Un amigo nuevo, una novia nueva, las modas, un dispositivo electrónico nuevo, etc. Todo va tomando edad, envejece y una de las mayores desgracias del hombre se hace latente, ya que el hombre que desconoce la profundidad del amor, comienza a experimentar una vida insípida y sin sentido cuando la novedad comienza a ser hastío. Por ello podemos decir que si queremos experimentar en la vida una novedad permanente, debemos de mantenernos fiel en el amor de Dios y viviremos en una constante frescura, porque el problema no está en lo exterior, sino en nuestro interior, donde debemos de encontrar cada día un renuevo, sin tener la necesidad de ningún agente externo.

 

LA PUREZA

Cuando poseemos o codiciamos una rosa, no solo nos 
niega su fragancia, sino que esta muere precipitadamente.

No podemos negar por la experiencia que cuando deseamos y codiciamos algo de la misma naturaleza casi de inmediato nos niega todo o prácticamente todo su encanto. Pues no pocos sabemos que esto concretamente ocurre entre nosotros, pues las mismas personas tenemos una naturaleza única y personal que debe de ser muy cuidada por nosotros, pues de esta naturaleza que llamamos pureza depende mucho nuestro estado de ánimo y sobre todo es vital para poder ver las cosas de la vida tal y como son. Cuando las parejas de hoy en día presto se lo dan todo el uno al otro están condenados a la tristeza y a la confusión y por ello al fracaso de ese principio de amistad que tuvieron antes de dejarse levar por las pasiones. 

 

 

LA DUDA E INDECISIÓN

El que camina por la cuerda floja, no le hace caer
más la poca experiencia, sino la duda e indecisión.


No podemos negar que la experiencia sea un grado que a todos nos sirve para hacer las cosas mejor, queriendo decir que para ser trapecista es necesario un aprendizaje y en este aprendizaje además de aprender la técnica se fortalece la confianza, pues a la hora de la verdad vale más la confianza que evita la duda que la propia experiencia. En la vida espiritual pasa de igual manera, pues con la fe comenzamos a tener un cúmulo de experiencias que nos ayudan a confiar más en Dios, aunque Dios puede hacernos cruzar una línea en la que la confianza pase a ser un abandono en sus manos.

 

 

LA MADUREZ 

Cuando comprendas la verdadera esencia del amor,
desde ese mismo momento serás una persona madura.

 

La palabra madurez está en boca de muchos, cuando por ejemplo una persona mayor hace algo impropio de su edad, pues sin descartar estos gestos impropios como signos de inmadurez, el auténtico gesto de madurez en el hombre es cuando este comprende y experimenta la verdadera dimensión del amor. Es como cuando el polluelo sale de su cascarón para vivir la vida, pues de igual manera el hombre debe de romper su cascarón para salirse de sí mismo y de esta manera se olvide de su yo. 

 

 

EL ORDEN INTERIOR

El orden se fundamenta en ser conformes con nuestros bienes,
pero siempre inconformes con nosotros mismos y no al revés.

El pecado ha roto por completo nuestros ideales de vida, experimentando una visión defectuosa de nosotros mismos ante la propia vida. Desde nuestro punto de vista aparentemente parece que avanzamos, pero espiritualmente caminamos hacia atrás, perdiendo aquello que no posee valor real, aunque nuestro materialismo lo haya tasado de muchas maneras, que viene a ser el tiempo del que disponemos, que es aquel que ya no viene jamás. Es por ello que este desorden a tornado la balanza del lado que no corresponde a nuestro beneficio real y en vez de ser conformes con nuestros bienes materiales, nunca lo somos, quedando todo en un cúmulo de deseos vanos siendo a la vez inconformes con nosotros mismos, que mas que deseos son más bien verdaderas necesidades, para tener una vida plena y de más provecho, quedando configurados así a la vida, tal cual debe de ser.

 

 

LA RESPIRACIÓN DEL ALMA

En la respiración vital de nuestra alma, aquellas personas
que inspiran amor, expiran a su vez aires de libertad.

 


De igual manera que las necesidades corporales, el alma tiene su propia respiración y, esta necesidad es aún más fuerte que la de nuestro propio cuerpo físico. Todo el oxígeno que necesita el alma se inhala cuando hacemos oración y frecuentamos los sacramentos para después expirarlo cuando lo ponemos en práctica con las
personas de nuestro alrededor y aquellas que más lo necesitan. Todas las personas que no respiran de esta manera sienten ya mucha angustia y ansiedad en esta
vida, sintiendo a su vez mucho hastío y agonía de forma consciente e inconsciente, despreciando los sanos remedios que Cristo nos dejó en los Evangelios.

 

 

PRODUCTOS Y ETIQUETAS

La gran necedad de la sociedad es catalogar
a la gente por su etiqueta, no por el producto.

El hombre en estos tiempos que vivimos se ha acostumbrado mucho más a las reglas de los supermercados y sabemos intuitivamente que dentro de unos márgenes el producto que compramos se corresponde con una etiqueta concreta, pero en la vida real, con las personas esto no es así, sin embargo actuamos de la misma manera que se hace en el supermercado. Es el típico juicio de mirar las apariencias, la vieja costumbre de usar nuestros propios moldes de los cuales vamos despreciando a los que no se adaptan al mismo. Por el lado contrario debemos de procurar ser coherentes para que no nos coloquen otra etiqueta que no nos corresponda, pues de no ser así lo lamentaremos mucho ya que la mayoría de las personas no están dispuestas a conocer el producto, sino que hará lo más fácil que será proceder a poner las etiquetas a los demás.

 

LA VÍA FÉRREA DE LOS MANDAMIENTOS

La vida del hombre puede ser semejante a la de una máquina ferroviaria. Puede moverse libremente, pero siempre debe de ser sobre unos raíles que en nuestro caso representan el cumplimiento de las Leyes de Dios.

No podremos encontrar un soporte más sólido y seguro para el tránsito de nuestras vidas que la vía férrea de las Leyes de Dios. De hecho ningún medio de transporte transita habitualmente por lugares difíciles o abruptos para llegar a sus destinos porque ya existen lugares definidos para ser utilizados. La diferencia entre una persona sensata y otra que erróneamente dice ser liberal es que la sensata aconseja ser prudente y seguir la trayectoria definida para llegar a su destino respetando las normas establecidas para el tránsito, por el bien personal y también ajeno, pero la persona liberal inconscientemente defiende que podemos despeñarnos por el trayecto porque dice que estamos en nuestro derecho. Como podemos ver, la persona prudente es más libre cuando respeta las normas y aquellos que se ponen la etiqueta de liberales son más que nada camicaces para ellos y para aquellos que les ponen atención, pues si quieres vivir para siempre, respeta las leyes de Dios y llegarás a tu destino.

 

MEDICINA Y SALUD

No podemos confundir la medicina con la salud; pues la medicina 
son los sacramentos y la salud los sacerdotes de nuestra parroquia.

No podemos aceptar una vida tibia y mediocre, pues el camino del medio es el camino ficticio de los hombres laxos y sin valor. La salud de todas las parroquias del mundo dependen de la vida ejemplar de los sacerdotes, pues si no existe anhelo de santidad por parte del sacerdote, las ovejas se despeñan por los precipicios de la propia vida. La clave está en ellos y depende concretamente de la pasión con que viven sus vocaciones, pues pasión y verdad es una pareja que muy pocos saben casar. Sin pasión la masa no leuda y la sal se torna insípida. Un sacerdote sin pasión es como un hortelano sin tierras y sin utilería para poder trabajar el campo. Todo esto es perfectamente aplicable a nosotros en nuestro propio testimonio de vida, por lo cual para otros, podemos ser en la vida la salud de muchas almas, siempre y cuando sepamos recibir bien la medicina tan necesaria para nuestras vidas.

 

LA VERDAD Y EL INTERÉS

Si consigues desnudar tus intereses propios
además de los ajenos, encontrarás la verdad.

Y en cuantas ocasiones nos hemos visto, que nos han preguntado ¿y, que es la verdad?. Muy acertado ha sido responder en primer lugar, que la verdad no puede ser poseída por nadie, ya que es la verdad quien nos posee a nosotros, pues de no ser así, la verdad es víctima del relativismo, haciendo creer que cada uno tiene su propia verdad. Debemos de ser francos con los demás e incluso con nosotros mismos en nuestra experiencia diaria, pues cuando uno consigue desnudarse de la multitud de egoísmos e intereses, la verdad aflora haciéndose más palpable a nuestros sentidos, y a medida que avanzamos reluce con más intensidad. Esta es la autentica realidad, siendo una de las causas principales que nos inhiben de la verdad, que nos anula y nos separa de nuestro Hacedor.

 

EL VALOR DE LA LIBERTAD

La verdadera libertad tiene un valor muy elevado; la libertad que nos sale gratis es aquella que nos
dicta nuestra apetencia y la libertad que es barata es aquella que nos exige los esfuerzos mínimos. 

Teniendo en cuenta estas dos últimas referencias, sabremos optar cuando anhelemos una libertad mas autentica. Ser verdaderamente libre supone saber diferenciar entre una libertad gratis y una libertad barata. Para muchas cuestiones de la vida es preciso estudiar un producto antes de comprarlo, pero con las cosas espirituales no debemos de arriesgarnos, por lo cual es preciso reflexionar detenidamente que es lo que en verdad queremos. Aquí no está en juego el dinero, sino poder vivir nuestra vida con sentido, pues ¿Que es la vida sino alcanzar la libertad con la fuerza del amor?, pues esto nos lo enseño nuestro Señor con su vida. Nosotros debemos empezar con los sacramentos que es el alimento de la voluntad y de nuestra parte esta después ejercitarnos en todas nuestras debilidades para poder dejar de ser esclavos de este mundo.

 

LOCOS o ASILVESTRADOS

Para los que no nos comprenden nos llaman locos, pero 
para aquellos que lo experimentan somos asilvestrados.

 

Para los hombres, guardar las composturas, tratar de ser una persona sensata, equilibrada y respetable es algo que prima en sus vidas, pero como decía el ya fallecido sacerdote jesuita y psiquiatra Anthony de Mello, estos son grandes impedimentos para poder alcanzar la santidad. En la locura podemos encontrar la manera de poder adquirir mejor la dosis del Amor de Dios y las gracias que nos quiera dar para nuestra vida. !!Y qué más da si no nos entienden!! Antes es mucho más importante que nosotros entendamos a los demás y lo que nos rodea, siendo esta la locura que merece la pena vivir. Quizá loco para algunos sea una palabra que les suena despectiva, pues quizá guste más en adelante ser más bien una persona asilvestrada.

 

LA CARIDAD

Predicar el bien y corregir fraternalmente a nuestros semejantes, 
es el mayor acto de caridad que podemos tener por nuestra parte.


El bien siempre está en boca de todos, pero por desgracia son muchos los que de diversas maneras lo aborrecen. El orgullo del hombre no tolera ser corregido por nadie porque en todo se cree superior, sin ser consciente de que no todo ha sido enseñado por nuestros padres en nuestra tierna infancia, por ello es tan importante ser siempre como niños, porque nunca debemos de dejar de aprender, debiendo estar siempre atentos a la escucha y a la corrección. Podemos decir de facto que en esta tarea a nuestro Señor le llevó prácticamente todo su tiempo en su vida pública y fue solamente bien recibido por aquellas almas humildes y sencillas, siendo la humildad y la sencillez las dos hojas de la puerta para poder introducirnos en el Amor de Dios.

 

EL RIO DEL ALMA

El alma es como el desnivel de un río, 
no se ve, no se percibe, pero el agua fluye.

Sin hacer referencia a las cataratas de un gran rio caudaloso, podemos observar a simple vista que en un rio tranquilo fluyen sus aguas en un sentido, pero según caminamos por la orilla no podemos apreciar el desnivel, sin embargo el agua fluye. De igual manera el alma se manifiesta de muchas maneras como cuando nos emocionamos, cuando reímos, cuando amamos, cuando contemplamos algo hermoso, cuando sentimos una inspiración, cuando valoramos algo como bueno y cuando también lo hacemos. Son una multitud de manifestaciones las que tiene el alma y cómo podemos apreciar el agua fluye, pero en esta vida no podemos ver aún este desnivel que vendría a ser el poder ver nuestra propia alma. 

 

DARLO Y PERDERLO

Si una pareja presto se dan todo, tarde o temprano reclamarán el
uno al otro lo que ya no tienen, estando así evocados al fracaso.

Desgraciadamente esta es la tónica general de prácticamente todos los jóvenes en el mundo. ¿Qué persona en el mundo no conoce que a su alrededor tras un tiempo ha fracasado en una relación sentimental? Decimos sentimental muy alegremente pero esa sentimentalidad acaba en el día que sin formalizar su amistad se dan todo el uno al otro dejándose llevar por las pasiones, que más adelante será como la espuma que extinga la relación. El sentimiento mutuo entre hombre y mujer es tan marchito que más tarde o temprano junto a un cauce de excusas les llevan a pensar que no están hechos el uno para el otro, pero en verdad lo que provocó esta tragedia es la mala política generalizada del uso de la persona, de todo aquello material que conlleva al consumo de la misma. Cierto es que muchos que empezaron de esta forma y aparentemente permanecen juntos, tan solo son un teatro con una función diferente en cada caso concreto, pero sin Dios siempre bajo el mismo drama.

 

 

LA SATISFACCIÓN

El hombre únicamente piensa en satisfacerse,
pero no quiere aprender a estar satisfecho.

 



Satisfacerse podría ser sinónimo de inquietud sin freno, de deseo permanente, de vivir en constante agonía nuestra vida por algo que pronto merma y deja de ser. Una de las formas para dar de lado a esta vida de ansiedad es tratar continuamente de negarnos a nosotros mismos para dar muerte a nuestro insaciable yo, entrando de esta manera en un estado en el que podemos saber diferenciar lo que nos conviene para nuestra vida espiritual, pues solo de esta manera podemos pasar de satisfacernos a estar satisfechos. Solo Dios puede llegar a satisfacer nuestras verdaderas necesidades, que están muy lejos de las que este mundo nos ofrece.

 

LAS ILUSIONES

Las ilusiones, se desvanecen, se disipan,
con la esperanza se construye, se edifica. 

Bien se sabe que muchas personas no saben lo que dicen e inocentemente hablan sin conocimiento e incluso desconocen que tienen un vocabulario viciado de conceptos que no se comprenden íntegramente su significado. ¿Porqué vivir de las ilusiones en vez de vivir mejor de la esperanza? Ya se sabe que cuando se vive en este desierto que todos habitamos vemos muchos espejismos, ilusiones que cuando queremos tocarlas tarde o temprano se desvanecen. Deberíamos de concienciarnos las personas creyentes que hacer alusión a la ilusión en ciertos momentos de nuestra vida es dar de lado a la esperanza, pues si sepultamos todas nuestras ilusiones estaremos dando más vida a la esperanza que es una virtud teologal, pues en otras palabras podríamos decir que tendríamos una vida con muchos menos desengaños que otras personas que viven ilusionados en muchas de las empresas de esta vida.

 

ESCULPIENDO EL ALMA

Si esculpes en tu vida una libertad basada en el relax y en la comodidad, con el tiempo la vida te pondrá
a prueba tu monumento de cartón piedra, donde únicamente los fuertes gozarán del merecido pedestal.

Si buscamos en esta vida el relax y las comodidades del mundo ¿En que nos aprovechará para la vida eterna? Nos cuesta creer que aquellos que son esclavos de las cosas que nos ofrece este mundo no sean conscientes de su mal, de que están encerrados en un bucle que no tiene trayectoria, que no les lleva a ningún lado. El Señor nos ofrece por esta vida breve una gloria infinita y desgraciadamente son muchos los que no quieren reflexionar esta realidad. Solo aquellos que buscan el relax y el bienestar en esta vida se hacen a lo fácil a lo que en definitiva les hace más débiles, aunque solo los fuertes alcanzarán la gloria de Dios y podrán ganar sus coronas. Debemos de tener siempre en cuenta que el Señor nos puede esculpir mejor si de corazón le regalamos nuestra libertad.

 

LA INDIFERENCIA

La única arma de un guerrero
indefenso es la indiferencia.


La vocación más profunda del hombre es aquella a la que la propia vida nos llama, somos llamados a ser guerreros desde lo más cotidiano de nuestro día a día hasta lo más profundo de nuestro ser, en referencia a nuestra espiritualidad. Existen diversos tipos de personas que luchan en esta batalla sin descanso; las primeras son plenamente conscientes de esta realidad y se valen de las armas espirituales que nos ayudan a superar todas las pruebas que van surgiendo en la propia vida. El segundo tipo son aquellas personas que luchan pero que desprecian los medios espirituales y que tarde o temprano sucumben en la batalla. El resto de los guerreros que ni tan siquiera intuyen cual es su vocación y que sin ser conscientes son heridos de muerte por su propia arma, son aquellos que quedan indefensos ante la propia vida porque no saben que el arma que empuñan es la más peligrosa para sus vidas, siendo el arma que les hiere con la ignorancia, y esta para nuestra desgracia es el arma de la indiferencia.

 

LA MANIPULACIÓN DEL MAL

El interés del mal es procurar que pensemos poco, porque
el hombre cuanto menos piensa más manipulable llega a ser.




Podemos decir que la expresión de hacer lo que a uno le da la gana es para aquellos que no comprenden aún que es la libertad, pero en verdad un hombre de Dios hace lo que le da la gana, aunque otros creyendo ser así, sin saberlo hacen lo que el mundo quiere. De esta forma nace la pereza mental, que consiste en rechazar todo tipo de cultura y enseñanza, no solo por que el sujeto cree tener mejores argumentos que nadie, sino más bien porque el hecho de pensar le produce cierta incomodidad. Por lo normal nos encontramos ante conversaciones breves en la que se corta de forma típica con la expresión; ya me estas predicando el sermón, etc. Todos aquellos que tienen pereza mental son más víctimas que otras personas que encuentran el gusto a usar sus mentes, por ello son mucho menos manipulables todas aquellas personas que están en constante aprendizaje.

 

EL ORIGEN DEL ESPÍRITU

La libertad fue la primera inspiración que
tuvo Dios antes de crear el primer espíritu.

Bien se sabe que muchas personas no saben lo que dicen e inocentemente hablan sin conocimiento e incluso desconocen que tienen un vocabulario viciado de conceptos que no se comprenden íntegramente su significado. ¿Porqué vivir de las ilusiones en vez de vivir mejor de la esperanza? Ya se sabe que cuando se vive en este desierto que todos habitamos vemos muchos espejismos, ilusiones que cuando queremos tocarlas tarde o temprano se desvanecen. Deberíamos de concienciarnos las personas creyentes que hacer alusión a la ilusión en ciertos momentos de nuestra vida es dar de lado a la esperanza, pues si sepultamos todas nuestras ilusiones estaremos dando más vida a la esperanza que es una virtud teologal, pues en otras palabras podríamos decir que tendríamos una vida con muchos menos desengaños que otras personas que viven ilusionados en muchas de las empresas de esta vida.

 

CONSTRUYENDO EL AMOR

El ladrillo con el que se construye el 
amor es "un detalle en cada momento".



El gran riesgo de aquel que ama es retroceder en su camino, dando pie al estancamiento del amor. No es aconsejable desbordarse con una persona dándole todo nuestro amor, pues lo propio es que a medida de que se va conociendo a la otra persona y que la otra persona nos va conociendo a nosotros es dar nuestro amor sin apresurarnos, pues ya lo dice el sabio dicho que las cosas ricas salen a fuego lento y de igual manera podemos decir que las especias se echan poco a poco y a su momento. Nunca debemos de bajar la guardia, procurando que nunca falten detalles para tu pareja, matrimonio y resto de nuestros seres queridos, porque ese será un ladrillo más dentro de la obra de tu vida.

 

¿SOY LIBRE?

Si algún día te preguntas si verdaderamente eres libre, examina si vives con ansia de
compartir con otros tu experiencia de vida y habrás encontrado la respuesta a tu pregunta.

Cuando saltamos del materialismo al otro lado, solamente entonces podemos saber que un tesoro es verdadero cuando éste se comparte, porque el verdadero tesoro tiene más brillo y se multiplica cuando lo compartes con los demás que cuando se guarda, como ocurre con el amor y la libertad. Si una persona guarda el tesoro de la libertad en su corazón tarde o temprano merma y deja de ser. Es como una semilla guardada en un frasco, pues esta simiente no sirve de nada si no cae en tierra, pero al contacto con ella da fruto para muchos, siempre con esperanza de que su fruto siga multiplicándose de igual manera. Si verdaderamente eres libre, no dejarás de esparcir con Cristo su semilla, pues si su Palabra te dio vida a ti, procura que también le llegue a otros, porque quien no recoge con Él, desparrama. 

 

EL COMPROMISO

Un amor sin compromiso es como 
montar una puerta y no poner cerrojo.


En realidad si hay algo que defina alguna de las dimensiones más importantes de la madurez de una persona es el compromiso. Para muchos la palabra compromiso puede suponer un nudo interior del cual tratan de evitar a toda costa y que no depende de la edad, sino más bien de cada persona. ¿Podemos imaginar a un carpintero montar una puerta y dejar al cliente después de cobrarle sin poner a la misma un cerrojo a su medida? Es algo absurdo, pues para ese resultado sería preferible no gastarnos un dinero para poner ninguna puerta. Este compromiso de poner seguridad a una relación evitará a muchos ladrones que siempre están al acecho para poder entrar. Poner una cerradura no supone tener más o menos libertad, pues en confianza la puerta se cierra y se abre cuando es preciso. No te lo pienses, no tengas miedo, se prudente y busca la seguridad si es que aprecias lo que tienes.

 

LA AGONIA DEL HOMBRE

Cuando un árbol está hueco, puede dar hoja e incluso florecer,
pero por desgracia este ser sin ser consciente vive en agonía.




No es que sea un defecto más del hombre, vivir en agonía es causa del pecado, pero con el gran inconveniente de no poder ser conscientes de ello. La mayoría de los hombres viven como los arboles huecos, pues aparentemente podemos hacer una vida normal, de creer que tener una vida plena, pero a la hora de la verdad nuestra sabia interior no fluye como debería de ser. El hombre en verdad nace con una pequeña cavidad interior que se hace más grande en la medida que no queremos amistad con nuestro Hacedor, pues efectivamente este hueco está pensado para que Dios pueda habitar en él, porque por mucho que tratemos de rellenar ese hueco con los mobiliarios de este mundo, como pueden ser el dinero, el placer, el poder… más daño nos estaremos haciéndonos a nosotros mismos. El árbol vivirá su tiempo, pero lo importante no es el tiempo que este llegue a vivir, sino más bien la manera en que lo hace. 

 

LA CASTIDAD

La castidad es como una higuera
da dos frutos diferentes al año.


La castidad es un árbol que como la higuera, da dos clases de frutos en temporadas diferentes del año; el higo y la breva. En verdad, en este caso, del árbol de la castidad nacen los dos frutos a la vez. El primer fruto es un alimento para la carne y se da cuando el hombre experimenta una mente despejada, sin barreras para el correcto uso de la razón e inteligencia, sabiendo de su madurez cuando podemos saborear la sabiduría. El segundo fruto es más bien un alimento para el espíritu, elemental para poder poner en práctica todas nuestras virtudes, siendo la base para poder hacer germinar los dones del Espíritu. Estos frutos de la castidad tienen como objetivo ser el alimento que nos condiciona para poder llegar con éxito al conocimiento de la verdad, por lo cual sin la castidad no podemos experimentar la autentica libertad.

 

 

LAS CAPAS DEL HOMBRE

Una cebolla tiene muchas capas.
Y tú, ¿cuántas capas tienes?

Un hombre es muy semejante a una cebolla. La capa exterior es aquella que se antepone a la capa del yo, que viene a ser la capa de la imagen, de la cual se suele dar mucho culto en nuestros días, siendo estas las capas las más duras y secas de todas. Después de estas capas de envoltura vienen seguidas las capas de los placeres que nos sirven para evadirnos de la realidad, evitando afrontar con valor los problemas de la vida. A su vez le siguen las capas de los ídolos, como pueden ser el poder y el dinero de los cuales los hombres se sirven para dar sentido a sus pobres vidas. Como podemos observar, tenemos mucho de parecido a las cebollas, pues cuando en la vida descubres estas capas en los demás, solamente te pueden dar ganas de llorar.

 

FUEGO PURIFICADOR

Muchos le pedimos a Dios poder estar más cerca de Él,
pero todos tememos el calor del fuego que nos purifica.

 

Fuego que no deseamos, pero por otro lado nos purifica y nos hace ser mejores como personas, más agradables a Dios. Todo conlleva un esfuerzo que no muchos están dispuestos a cometer porque aman la vida fácil, sin esfuerzos, pero si no procuramos ser como Dios desea, solo podemos ser ásperos y poco agradables ante la gente que nos rodea. Todos los momentos difíciles pueden ser aprovechados para exponerse al fuego, pero solo es recomendable si lo hacemos en la fragua de Dios, donde el fuego quema y purifica pero no nos consume. Dejemos que el Herrero pueda moldearnos a su antojo para que tras un tiempo podamos comprender mejor el motivo de los golpes que da la vida.

 

EL ABORTO

El hombre paga el precio de su egoísmo
con la muerte de criaturas en el vientre.


Al hilo del presente, el hombre determina inconscientemente que es más sencillo matar a criaturas en el vientre materno que acabar definitivamente con nuestro egoísmo. Se puede afirmar que este es uno de los termómetros para poder medir cuanto mal hace el egoísmo que muchos camuflan con buenas intenciones y eufemismos. En este caso particular el egoísmo se da en dos fases: la búsqueda de placer en el acto sexual que no es un acto unitivo ni procreativo, sino que tratamos ante una variante más de masturbación, pero en este caso con un cuerpo ajeno. Por otro lado, le sigue la fase en el que el egoísmo les hace indiferentes ante la realidad, pues solo piensan en seguir con sus vidas evitando toda clase de compromisos, suprimiendo toda clase de responsabilidades que les suponga un estorbo para poder seguir viviendo de esta manera, que a la larga termina dañando sus vidas, por cargar así el peso de una muerte.

 

ECCLESIAE ET MUNDI

Reconozco alegremente que la Iglesia me ha comido el
coco, pero a ti, amigo ¿no te lo ha comido el mundo?


Cuan gran error es aquel de verse exentos de toda manipulación y de las malas influencias de este mundo. A millones de personas a lo largo de la historia la Iglesia no solo nos ha enseñado a ser libres, sino que en el transcurso sigue ayudando a mantenernos libres, rompiendo con la esclavitud de los hombres con su correspondiente época. Los que tienen por doctrina las enseñanzas del mundo no saben aún que es la libertad, porque la doctrina del mundo es oscura, sin luz el trayecto solo es duda e incertidumbre y el caminar es muy torpe, tan torpe que no se puede reconocer fácilmente esta realidad. No debemos de avergonzarnos afirmar que la Iglesia nos ha comido el coco, sino más bien afirmarlo dando gracias a Dios por ello sin evasiones ni complejos, porque si comerme el coco es ayudarme a ser persona y a enseñarme a defenderme del mal que otros desgraciadamente no ven, benditos sean esos bocados.

 

 

Pag. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 »

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

La Ciencia de Dios
Don del Espíritu Santo

 


¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt. 23, 24)

Muchos buscan vida en otros lugares, pero no
terminan de ser conscientes de que el Universo en
su debido grado, también viene a ser otro ser vivo

 


Ellos también buscaron un Patrón Único, una pauta en el Universo que pudiese llegar a explicarlo todo

 

El cífrado más antiguo y a su vez
más novedoso de la creación
 

La Santa Cruz en el arco iris
 

El caos no es un caos, es un orden que hasta ahora no comprendíamos
 

El azar existe, pero no es la solución a todo, como erróneamente se cree.
 


Dimensión pedagógica y escatológica de este Misterio
en la creación de Dios

 

El hombre gris y el misterio
de la Cruz Orlada

Llega ya el día y la hora en el que el «monstruo» materia estallará con sus armas y se derrumbará ante la exacta verdad. ¡Cristo! - Ante su Santa «Cruz Orlada» y ante el bendecido amor. –Llega la hora del Sol!-

 


Nueva Generación de Adoradores Proféticos

hacia la plena manifestación de los hijos de Dios

combate escatológico

 

Misión de un apóstol de María

 

 
 
 
Licencia de Creative Commons

Nº Asiento Registral 16/2013/8695

Inicio   Conferencias Referencias Descargas Contacto
Sobre el autor Objetivos Entrevistas La Voz Profética Mapa del sitio  
Donaciones Nuestra pancarta Grupo de apoyo
en redes sociales.
Suscripción Amigos
de la Santa Cruz
 
No a la corrupción Blog Talitha Qumi  

 
 

 

«Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis» (Mt 10: 8).