Licencia de Creative Commons
La Santa Cruz como Modelo Matemático Universal
by Jesús del Pino Marín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional License

 
   
Nº Asiento Registral 16/2013/8695
 
 
 
 

El Lábaro de los Últimos Tiempos
 


Una invitación al ejercicio profético
 

Charlas y Conferencias
 

Entrevistas
 

Nuestra labor misionera
 

Tu oración y lo que puedas aportar
 

Referencias (colaboradores)
 

Acerca de esta pobre pluma, que tiene la gracia inmerecida de poder escribir aquí
 


S.O.S Hermano Protestante
Llamada a todos los Hermanos lejanos

 


Carta de presentación a las diócesis

 

PUREZA Y CASTIDAD

La ventana al conocimiento
 

Retrospectiva Antropológica en Clave para la Nueva Evangelización

 

Juntos en el Nombre de Jesús

 


Familia de los Sencillos

«Creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor hasta el menor de ellos» (Jon. 3,5).

 


Exhortación a la Unidad

Por el Triunfo del Inmaculado
Corazón de María

 

De nuevo otro David contra otro Goliath

Autoridades del orden que abusan de sus
poderes y subestiman nuestra dignidad

 

 

LA IMPUREZA Y LUJURIA
LEITMOTIV DE LA VIOLENCIA

 

 

 

 

 

 

Cuándo no conocemos o despreciamos el valor de la observancia de las virtudes de la pureza y la castidad, a la mujer pero aún más en el hombre, al contemplar y recrearse con el sentido de la vista con un cuerpo desnudo, le causa una excitación desordenada que primeramente va a poner en marcha el motor que nos impulsa hacia la violencia. Es por ello que en las relaciones sexuales fuera del matrimonio, dónde se excluyen por desgracia estas virtudes con más frecuencia que nacen del amor, las relaciones sexuales suelen ser más o menos placenteras en la medida que se haga presente o no esta violencia, causada en gran parte por la falta de dominio propio.

El principio mecánico de un motor eléctrico, es en esencia el mismo principio mecánico que el de un generador, pues se puede decir que aparentemente son semejantes físicamente. La única diferencia es que un motor es un componente eléctrico pasivo en comparación de un generador, que recibe una fuerza motriz que hace producir la electricidad, que será la que después mueva el motor.  Si podemos llegar a comprender que el sexo sin ningún tipo de retén es la causa que mueve el motor de la violencia en el hombre, podemos decir por este mismo principio electromecánico que la violencia, también nos induce a la búsqueda de un placer sexual. En la medida que fluctúa esta actividad bidireccional entre el sexo y la violencia, el hombre junto a sus relaciones personales se va desordenando o degradando, sin apenas tener consciencia de esta lamentable realidad.

Es ahora  cuando podemos afirmar que la violencia y la sexualidad, son intrínsecamente inherentes en la medida que se excluyan de la práctica de las virtudes de la pureza y la castidad. Damos pues por evidente que cuándo se controla nuestro impulso sexual, estamos controlando de igual manera el impulso violento, que es en la mayoría de las ocasiones involuntario, es decir, que tampoco el sujeto lo puede controlar. Dicho así parece que todo esto no tuviese mucha importancia, pero este ciclo del sexo y la violencia que se realimenta de forma autónoma, arrastra como el agua de un rio muchos sedimentos y detritos, que en primer lugar enturbian nuestra visión ante la vida e impiden a su vez poder ver nuestro interior, por lo que nos hacen sufrir en vano. Cuándo no podemos ver nuestro interior, no solo ya no podemos establecer una vida espiritual, sino que no somos capaces de poder llegar a valorar con facilidad la riqueza y la importancia de lo que supone una vida espiritual.

La vida espiritual se podría resumir a grandes rasgos en el desarrollo y madurez de nuestra relación con los demás, en primera estancia con Dios, que es Amor, que es comunión, que es el Modelo Supremo de la amistad. Cuándo estos sedimentos enturbian nuestra vida, será mucho pedir que podamos vernos un poco a nosotros mismos, pero en verdad la mayoría de las ocasiones, ni tan siquiera eso. Ya tenemos aquí presente uno de los frutos de la impureza, que primero nos ha llevado al impulso de la violencia sin control y ahora como podemos comprobar, también podemos ver la rama del egoísmo. El egoísmo va a seguir detonando este ciclo entre el sexo y la violencia. Le seguirá desgraciadamente otros sedimentos y detritos interiores, como serán la ignorancia, la ansiedad, el desasosiego, el desorden, la confusión y la falta de sentido hacia la vida. Es de esta manera cómo vamos a ser conducidos de esta forma a la tristeza. Esto que acabamos de describir a grandes rasgos, es lo que conocemos como la autodestrucción del hombre, que es lo que se entiende como pecado.

Cierto es que podemos conocer las cosas desde muchas perspectivas, pues cualquiera puede ser enriquecedora si no se está divagando en el error. Sería interesante poder conocer una definición que pudiera iluminarnos más, pero más importante aún sería que fuese una definición más práctica. En este caso, me refiero a una definición que nos pudiese acercar mejor a la realidad de lo que debemos de comprender como «deseo o acto impuro». Sabemos que el deseo ya es un acto, aunque no se haya consumado y el acto en este caso, sería entonces el deseo finalmente consumado. Este ciclo realimentado que hemos definido, en verdad se puede expresar de la forma más común que ya conocemos como círculo vicioso. Este círculo, viene a ser a efectos la permisión o consentimiento de un deseo impuro, que va a ser un deseo que va a saturar o desbordar nuestra inteligencia. Esta saturación o desbordamiento terminará por anular o inhibir la razón humana de forma temporal y si no ponemos remedios, finalmente de forma permanente.

Dicho de esta manera y sin haber tenido en cuenta una valoración más cuantitativa como haremos a continuación, parece que no estamos aportando unos hechos que tengan el suficiente peso como para poder ser denunciados formalmente, pero cuándo nuestra inteligencia está ofuscada o gripada con este vicio entre el sexo y la violencia, la cadena de problemas particulares, sociales y mundiales, no se pueden procesar adecuadamente. El bloqueo actual que conocemos como crisis, después de haber expuesto esta aclaración que alude directamente a la naturaleza humana, más que a los propios agentes externos como podrían ser los económicos –que no dejan de ser influyentes– ha sido la causa que ha hundido y seguirá hundiendo a toda la civilización contemporánea, con muchas probabilidades de que no muy tarde toquemos fondo.

Es ahora cuando podemos hacer un balance comparativo en la sociedad, teniendo en cuenta las variables «sexo y violencia». Para ello podemos valernos como referencia de la inmoralidad de la filmografía del sexo, que todos conocemos mejor como pornografía y algunos estudios que nos dan unas nociones numéricas del incremento de la violencia en el suceso del tiempo, teniendo en cuenta a su vez el transcurso temporal y la dispersión de la pornografía en los medios.

En estos antecedentes históricos, trataremos de recopilar los detalles necesarios, como pueden ser potencialmente las fechas del avance de esta marea negra, pero no menos importante de los medios de los que se ha servido esta industria para inyectar este veneno a la sociedad. Recordemos que en primera instancia, aunque no se cite explícitamente, fueron primeramente las publicaciones en revistas, para dar luz verde después a la televisión y más tarde su big bang en Internet.

El término pornografía se refiere a todos aquellos materiales, imágenes o reproducciones que representan actos sexuales, con el fin de provocar la excitación sexual del receptor, que será en definitiva como podremos comprobar a continuación una de las mayores fuentes potenciales de violencia. Desde la década de 1970, las películas y fotografías con dicho contenido sexual explícito recibían la clasificación X, para diferenciarlas de las de erotismo más suave.

Tenemos referencias explicitas de forma pública con carácter porno sin grafía, lo que hoy conocemos como shows, junto a otras representaciones eróticas en los circos romanos en donde ya sabemos que se acuño el termino de «pan y circo», con el fin de  entretener o distraer al pueblo de los problemas más evidentes o escandalosos. El concepto moderno de la pornografía, que prevalece hasta nuestros días, se define a partir de la comercialización masiva de material erótico en el siglo XIX durante el periodo de la Época Victoriana, abandonando su carácter erótico-artístico y aumentando su distribución a partir de la producción en masa que definió la Segunda Revolución Industrial. La pornografía moderna consigue su mayor presencia a partir de la Revolución Sexual (Porno Chic Era) durante los años 1970, hasta la actualidad.

En el siglo XX la pornografía atraviesa distintos enfrentamientos legales y sociales que definieron el concepto contemporáneo que existe en la actualidad. Durante la primera mitad del siglo XX la pornografía estuvo totalmente prohibida por distintas leyes en Estados Unidos e Inglaterra (principales productores y consumidores de pornografía en el siglo XX y el siglo XXI) que regularon su distribución. A partir de la Revolución sexual en los años 1960 comienza a tomar una mayor divulgación, debido al debilitamiento y anulación de las leyes que la regulaban a finales de los años 1960, influenciados en la corriente de la búsqueda de derechos sexuales, que motivó el movimiento de la Revolución Sexual.

A partir de 1970, la sociedad comenzó a acostumbrarse a las diversas formas de expresión sexual, incluyendo la pornografía, por lo que la pornografía comienza a distribuirse de manera masiva en diferentes medios como el video, caracterizándose por una duración corta o media y con costos de producción muy bajos. La evolución del video ha sido fundamental en el desarrollo de la pornografía en el siglo XX. Poco más tarde, por la modificación legal y la popularidad del VHS como dispositivo doméstico, permitieron la distribución masiva de pornografía en este formato hasta finales de los años 1990, cuando Internet comienza a ganar popularidad y se industrializa el formato DVD. A mediados de los 90's aparece la pornografía en formato DVD, permitiendo una distribución mayor de material erótico. Entre 1995 y 2000, varias empresas productoras de pornografía se incorporan a Internet y abren los sitios oficiales de sus marcas. El anonimato, la accesibilidad y la asequibilidad convirtieron Internet en un depósito incomparable de pornografía a partir de los años 2000, permitiendo el acceso a sus usuarios a contenido, videos, fotografías, juegos y servicios como sex cams y hookups.

 

DATOS ESTADÍSTICOS DE INCREMENTO DE  LA
VIOLENCIA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA
(ENTRE LOS AÑOS 1980- 1990 -1998)

 

En la siguiente tabla y grafico se pueden apreciar la incidencia de muertes por homicidios. Si se compara la frecuencia de homicidios del año 1998, de 1,121 casos con respecto a la del 1980 de 533, se observa un incremento porcentual de 110%.

 

Año

Tasa de Homicidio

Frecuencia de Homicidio

Población Total

1980

9.3

533

5,696,852

1981

8.3

490

5,835,644

1982

8.8

527

5,977,871

1983

8.6

526

6,122,646

1984

9.2

582

6,269,081

1991

12.4

908

7,320,096

1992

10.8

807

7,470,533

1993

12.2

930

7,620,391

1994

12.9

1005

7,768,907

1995

12.7

1007

7,915,317

1996

12.8

1032

8,059,698

1997

12.6

1038

8,202,558

1998

13.4

1121

8,343,784


Tabla No. 1 Frecuencia y Tasa de Homicidio en República  ( Dominicana del 1980-1984 y 1991-1998 ).

Grafico.jpg

Gráfico No. 1 Tasa de Homicidio x 100,000 ( Habitantes en la República Dominicana del 1980-1984 y 1991-1998 ).


La tasa de homicidio (por cada 100,000 habitantes) que en 1981-1982 era de 9.1, en 1991-1992 subió a 11.6 y en 1997-1998 alcanzó el nivel de 13.

Conviene destacar que en el contexto mundial la tasa de homicidio de la República Dominicana, es en sí misma, bastante elevada a finales de los años 80, puesto que el promedio alcanzado en los llamados países de alto desarrollo humano era de un 4.8% y en los países industrializados de un 5.4%.

En la Tabla No. 2 se presenta una comparación de la tasa dominicana de homicidio con relación a 10 países de diferentes regiones del mundo.

Países


Tasa de Homicidio

 

Estados Unidos

12.4

Finlandia

4.1

España

1.7

Bélgica

2.3

Hungría

3.5

China

1.9

Federación Rusa

9

India

6.9

México

16.8

Canadá

2.7

República Dominicana

10.8


Tabla No. 2 Comparación de la tasa dominicana de homicidio con relación a 10 países diferentes.

 

En la Tabla No. 3 se observa no sólo la magnitud de la tasa de mortalidad por homicidio, sino, también el incremento en el período 1980-1990. En comparación con los países tomados como referencia, la República Dominicana ocupa al inicio y al final de la década de los años 80, el lugar No.5, más cerca de países como Brasil, México y Venezuela con tasas entre 15 y 20, que de Argentina, Costa Rica, Uruguay, Paraguay y Chile cuyas tasas oscilan entre 3 y 5 por debajo o igual que la de los países más desarrollados del planeta.

 

Países

1980


1990

 

Colombia

20.5

89.5

Brasil

11.5

20

México

18.2

17.8

Venezuela

11.7

15.2

Panamá

2.1

11

Ecuador

6.4

10.3

Argentina

3.9

5

Costa Rica

5.7

4

Uruguay

2.6

4.4

Paraguay

5.1

4

Chile

2.6

3

Rep. Dom.

9.3

12


Tabla No. 3
Tasa de homicidio en Países Latinoamericanos entre los años 1980 y 1990.

            Aunque pueda impresionar en primera instancia, cabe citar que no ha sido fácil encontrar este valioso histórico de violencia fundamentado en homicidios como acabamos de exponer. Digo valioso porque teniendo en cuenta mi nacionalidad española y residiendo en mi país, lo propio hubiese sido aportar un histórico semejante o mejorable al presente que pudiese orientar y sensibilizar mejor al ciudadano español, sobre esta cuestión de interés que estamos abordando.

Sólo quisiera aportar mi opinión personal al respecto, ya que me he preocupado en invertir tiempo en elaborar este artículo que considero de vital importancia. Decir que al consultar la página web oficial del Instituto Nacional de Estadística (INE), de partida podemos observar que al hacer una búsqueda por rastreo general del mapa de esta página web, sólo encontraremos en cuanto a la temática de violencia, únicamente los temas relacionados con la violencia domestica y de género. Hasta aquí podríamos decir que es el único histórico accesible al usuario, que podría servirnos para estudiar este fenómeno que relaciona la inherencia entre el sexo y la violencia, pero en este caso únicamente tendremos los datos y de forma parcializada entre los años 2011 y 2013. Por tanto, podemos decir que el INE en un principio no facilita históricos de violencia en un lapso temporal como el que hemos tenido la oportunidad de estudiar.

Cuándo tenemos datos claros y concisos, podemos hacer este tipo de valoraciones, porque a largo plazo se ve mejor el contexto y las causas que pueden estar detonando resultados perniciosos para toda la sociedad, que revierte después en estos resultados muy de forma directa e indirecta, en cada una de las personas que formamos parte de esta sociedad. Por mi parte decir que felicito la astucia de nuestro instituto que como sabemos desgraciadamente no es un órgano autónomo, trabajando así para el poder. Este dato indicativo de la violencia, es muy valioso y significativo, como digo, más si podemos apreciarlo en un histórico con un lapso parecido al que hemos presentado.

Por otra parte, respecto a la aparición y dispersión de la pornografía en España sobre 1970, hay que decir que podemos aportar un dato de valor que ha sido muy variable y diferente para cada país. Nosotros los españoles, no tuvimos por aquel entonces más opción de que esta marea negra entrase por la televisión de forma masiva. ya que sólo disponíamos de dos plataformas de comunicación (TV1, TV2). En ambas cadenas se hacía emisión de este mal que ha ido fracturando y quebrando las estructuras familiares de nuestro país. Habría que decir que si al menos este país en aquel momento, hubiese tenido mayor oferta televisiva, hoy no estaría tan corrompido ya que ha sido este molinillo de anti-valores el que ha propiciado con el suceso del tiempo el caldo de cultivo necesario para cualquier tipo de corrupción. Esto también es signo de que la impureza y la promiscuidad sexual son los principios de la opacidad social.

Creo que no sería necesario que tuviese que hacer una valoración final y definitiva de las cifras que acabamos de compartir, porque en primer lugar no supone un gran volumen de datos del que podemos procesar. Es tan sencillo como que podemos observar con preocupación, que los índices de violencia a medida que pasa de un año para otro, apenas se mantiene o sube ligeramente, sino que desgraciadamente se va disparando este índice de violencia.

Merece la pena comentar cierta observación que confirma más aún nuestro estudio, cuando podemos apreciar en la Tabla No. 1 el salto cuantitativo entre el año 1984 y 1991. Esta fecha coincide en los años 80,s con la fatídica popularidad del VHS como dispositivo doméstico, que fue cuando se produjo como ya hemos mencionado, la distribución masiva de pornografía en este formato hasta finales de los años 1990, cuando Internet comienza a ganar popularidad y se industrializa el formato DVD. A mediados de los 90's aparece la pornografía en formato DVD, permitiendo una distribución mayor de material erótico.

Lástima que mis fuentes no puedan tener mayor alcance hasta el año 2000 o 2005, ya que podríamos apreciar mejor el big bang de la violencia en la entrada a este tercer milenio.  Podríamos apreciar la nefasta destrucción moral ocasionada por tantas empresas productoras de pornografía que se incorporaron a Internet, dónde el anonimato, la accesibilidad y la asequibilidad convirtieron Internet en un depósito incomparable de pornografía a partir de estos años.

Creo que pocas oportunidades se nos presentan como estas para comprender cuales son los verdaderos detonantes de la violencia sin freno en nuestra sociedad contemporánea. Hemos de valorar con mucho recelo, después de la valoración que hemos hecho del INE, ese dato de comparación de la tasa de homicidio que nos facilita la Tabla No. 2 en relación a 10 países diferentes. Es ahí donde podemos apreciar que España es incluso la que puede presumir de una tasa mínima record respecto al resto de los nueve países con una valoración de 1,7. Este dato podría ser de confianza si al menos estuviese –si se me permite la expresión– un poco más camuflados entre otros valores medios, pero resulta que parece que somos los mejores, cuando nuestro gobierno en concreto, sólo divulgan datos irrelevantes, que además no son de ayuda para poder sacar conclusiones firmes. Ellos tratan de despistar o disuadir con otros datos populares con los que parecen cumplir con su labor al servicio del ciudadano, como vienen a ser datos estadísticos anuales de violencia de género y doméstica.

Una vez puesta en evidencia la transparencia y el buen quehacer de nuestro servicio de estadística nacional, podemos ser conscientes de que por todos los medios, se evita dar cualquier dato, por ejemplo de suicidio. Este silenciamiento no es debido a ese viejo dicho popular y en parte inteligente, de que si se facilitaran estos datos se produciría una reacción en cadena. No, la verdad es que si no tuvieran este tipo de excusas tan pobres o en definitiva no todos las creyésemos, sabríamos mucho mejor que cualquier dato que aluda a la violencia en cualquiera de sus diferentes cauces, es una luz roja que sin duda pondría en marcha un mecanismo de urgencia. Esto sería el leitmotiv que nos haría estudiar estas estadísticas, para así poder sacar las conclusiones que aquí hemos tratado de compartir.

 Cierto es que de esta experiencia puedo garantizar que se cumple también en nuestro caso, el «pan y circo» de la pornografía, que no sólo mantiene distraídos a los hombres de lo que verdaderamente importa, sino que los poderes son perfectamente conscientes que de esta manera al ciudadano ya no solo se le desarma de su uso de razón, sino que pierde prácticamente su voluntad, haciendo de cada sujeto una persona cada vez más y más débil. Sin duda podemos decir, que la pornografía ha sido y sigue siendo una de las mejores estrategias políticas de todos los tiempos. También debemos de denunciar que por encima de todo gobierno mundial, existe un supra gobierno que trata de moverlo todo y no me refiero precisamente a cualquier grupo de enfermos aficionados que tienen un club o logia secreta que creen mover los hilos del mundo, no, es algo que al hombre por sí sólo le supera, es simplemente el gobierno del mal. Este gobierno del mal siempre ha perseguido la disolución de la sociedad, para que cada individuo pueda ser cada vez más manejable, por tanto, más oprimido. Ha sido la pornografía la que ha ido disolviendo paulatinamente todas las estructuras familiares, que viene a ser la mayor expresión en el hombre del Misterio Trinitario.

En ocasiones, como pasa en la misma vida cotidiana, como dijo el Señor, nos fijamos más en la paja, en lo insignificante y no damos importancia a la viga, que además de ser más grande y pesada, tiene una función mucho más importante. En este caso, la viga de la historia, aunque tampoco la sepamos apreciar para poder obrar en consecuencia, es inmensa y pesada, pero nuestro pecado nos impide verla. No es el momento ni el espacio para hacer un análisis detallado, porque de lo que se trata es extraer el factor común del motivo que ha hecho caer todas las civilizaciones. Creo que sería interesante centrarse en el presente, para poder examinar este mal social más de cerca, que de muchas maneras sigue estrangulando nuestra sociedad de valores. Ahora podemos saber que la violencia anula la razón y la industria del sexo, la prostitución a la carta y cercana a muchos de nuestros nidos familiares, junto con el negocio de los contactos ha corrompido todo el tejido social. Este negocio negro, que ha borrado casi por completo la consciencia de que Dios nos diera dos mandamientos que hacen referencia a la pureza y a la castidad. El hombre de hoy, casi se podría decir como un eufemismo consciente e inconsciente que, todo esto lo comprende como libertad, pero en verdad, simplemente es una debilidad, quizá de las que más merman nuestra condición humana, porque de nada sirve tener mucha inteligencia si este don natural que nos ha dado Dios está manchado. A modo de síntesis se puede decir que si el cumplimiento de las leyes de Dios no es íntegro, la inteligencia humana queda anulada y la sociedad queda perdida, hasta el punto de creer la muerte es un derecho.

Tarde o temprano, esta sociedad débil terminará cayendo como otras, en un efecto dominó. Pero el final no se ha escrito, porque aún podemos hacer mucho y aunque la situación sea difícil, no debe desanimarnos, porque muchos gozamos de la virtud de la Fe, de la Esperanza y de la Caridad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 

La Ciencia de Dios
Don del Espíritu Santo

 


¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! (Mt. 23, 24)

Muchos buscan vida en otros lugares, pero no
terminan de ser conscientes de que el Universo en
su debido grado, también viene a ser otro ser vivo

 


Ellos también buscaron un Patrón Único, una pauta en el Universo que pudiese llegar a explicarlo todo

 

El cífrado más antiguo y a su vez
más novedoso de la creación
 

La Santa Cruz en el arco iris
 

El caos no es un caos, es un orden que hasta ahora no comprendíamos
 

El azar existe, pero no es la solución a todo, como erróneamente se cree.
 


Dimensión pedagógica y escatológica de este Misterio
en la creación de Dios

 

El hombre gris y el misterio
de la Cruz Orlada

Llega ya el día y la hora en el que el «monstruo» materia estallará con sus armas y se derrumbará ante la exacta verdad. ¡Cristo! - Ante su Santa «Cruz Orlada» y ante el bendecido amor. –Llega la hora del Sol!-

 


Nueva Generación de Adoradores Proféticos

hacia la plena manifestación de los hijos de Dios

combate escatológico

 

Misión de un apóstol de María

 

 
 
 
Licencia de Creative Commons

Nº Asiento Registral 16/2013/8695

Inicio   Conferencias Referencias Descargas Contacto
Sobre el autor Objetivos Entrevistas La Voz Profética Mapa del sitio  
Donaciones Nuestra pancarta Grupo de apoyo
en redes sociales.
Suscripción Amigos
de la Santa Cruz
 
No a la corrupción Blog Talitha Qumi  

 
 

 

«Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis» (Mt 10: 8).